Tendencias & Innovación

Altos cargos y sus perfiles profesionales

altos cargos

Los altos cargos de las empresas disponen de una formación y una experiencia sobresalientes en su campo. Y no es de extrañar, ya que cuanto más ascendemos en el organigrama empresarial, mayores son las exigencias en cuanto a rendimiento y objetivos.

Una forma de saber si los altos cargos están capacitados o no para ocupar un puesto directivo es a través de su perfil profesional. Este es un documento que reúne toda la formación y experiencia de una persona, así como sus conocimientos y destrezas. La información que proporciona permitirá a la empresa asignarle unas responsabilidades mayores o menores.

Veámoslo con mayor detalle.

 

Altos cargos: las variables de su perfil profesional

Imaginemos que debemos asignar a una persona para que ocupe uno de los puestos de altos cargos de nuestra empresa. ¿Qué valoraríamos de ella?

El perfil profesional nos proporciona información acerca de:

  1. Su formación. Tanto la reglada como la no reglada. La formación se complementa con los conocimientos de los que el profesional dispone, aunque no se haya formado específicamente en ellos. Por ejemplo, una persona que está acostumbrada a leer sobre finanzas, puede disponer perfectamente de mayores conocimientos en esta área que los que tiene una persona graduada en Economía que, a pesar de disponer del título, no destaca especialmente por sus calificaciones.
  2. Su experiencia. Todo lo que el profesional ha llevado a la práctica en entornos reales. La experiencia puede proceder tanto de puestos de trabajo anteriores como de praxis fuera del entorno laboral. Por ejemplo, una persona que esté acostumbrada a invertir en bolsa y generar beneficios en su tiempo libre dispondrá de una mayor experiencia en esta área que otra persona que ha trabajado en el Departamento de Finanzas de varias empresas realizando tareas rutinarias. Por otro lado, no debemos olvidar que la experiencia de una persona también debe valorarse en cuanto a sus destrezas cognitivas, ejecutivas, creativas y emocionales. Es decir, que una persona que posee una excelente memoria y una gran capacidad creativa contará con muchos más puntos a favor que otra persona que no se ha preocupado por desarrollar dichas destrezas.

Por lo tanto, los altos cargos en las empresas deben no solo disponer de formación, experiencia, conocimientos y destrezas, sino que deben saber llevarlos a la práctica para alcanzar objetivos.

 

Preguntas para asignar altos cargos

En función de lo que hemos visto en el apartado anterior, podemos establecer una serie de preguntas clave que podemos realizar a la hora de determinar si una persona es adecuada para ocupar uno de los puestos en los altos cargos de la empresa.

Algunas propuestas para elaborar nuestra batería de preguntas son las siguientes:

  • ¿Qué formación posee?
  • ¿De qué conocimientos dispone en lo relativo al puesto de trabajo que va a ocupar?
  • ¿De qué conocimientos dispone al margen de su formación?
  • ¿Qué experiencia posee y cómo se relaciona con el puesto de trabajo que va a ocupar?
  • ¿En qué destrezas destaca en lo relativo a su experiencia previa?
  • ¿Cuál es su nivel en cuanto a destrezas cognitivas? (atención, concentración, memoria…)
  • ¿Cuál es su nivel en cuanto a destrezas ejecutivas? (planificación, organización, gestión del tiempo…)
  • ¿Cuál es su nivel en cuanto a destrezas creativas? (resolución creativa de problemas, flexibilidad mental, imaginación…)
  • ¿Cuál es su nivel en cuanto a destrezas emocionales? (autocontrol, gestión emocional, resiliencia…)
  • ¿Cuál es su nivel en cuanto a destrezas sociales? (empatía, liderazgo, persuasión...)

 

¿Te gustaría convertirte en un alto cargo empresarial? El camino lo tienes abierto gracias a nuestro Executive MBA o Master en Dirección de Empresas.