Tendencias & Innovación

Cinco errores a evitar en la gestión de la cadena de suministros

gestion de la cadena de suministros

La gestión de la cadena de suministros no solo tiene que ver con la circulación de los productos, servicios o bienes desde su diseño y concepción hasta su entrega en los puntos de venta. Es, sobre todo, un elemento indispensable si hablamos de volumen de ventas, costes de operación o incluso calidad del servicio.

 

Gestión de la cadena de suministros: lo que no debes hacer

Sin embargo, aunque se hayan dicho muchas cosas al respecto y circulen infinidad de teorías sobre cómo hacer una gestión eficaz de la cadena de suministros, muchas empresas aún caen en errores tanto logísticos como conceptuales. Hagamos un breve repaso por los fallos más recurrentes en este sentido:

1. Creer que la tecnología es una solución por sí sola a los problemas logísticos y de suministro:

La tecnología se utiliza para optimizar los procesos de la cadena de suministro. Sin embargo, por más que sea un vehículo para ello, no puedes delegar en las máquinas lo que te corresponde como responsable de logística y operaciones.

Mal empleada, la tecnología no satisface las necesidades de la empresa en lo que se refiere a su cadena de suministros y oculta ineficiencias.

2. Desconocer la misión y el alcance de la cadena de suministros:

Sí, suena obvio, pero es más habitual de lo que creemos encontrar empresas que aún no han definido lo que quieren con su cadena de suministros ni el alcance. En esos casos, se convierte en una cadena de fallos e improvisación.

3. Falta de capacitación oportuna de los equipos y los miembros que intervienen en la cadena de suministros:

Así como resulta indispensable adquirir la tecnología necesaria para facilitar los procesos de la cadena de suministros e integrar los distintos departamentos de una empresa en dicho propósito, es igualmente importante que el personal involucrado esté capacitado para las acciones que les han sido delegadas. Y no solo eso: también se requieren sistemas de medición que ayuden a valorar si el rendimiento de cada integrante es oportuno.

4. Ignorar los requerimientos más significativos de los clientes:

Puesto así parece una máxima del marketing o la publicidad, pero en realidad la definición del perfil de los clientes es un elemento indispensable para la buena gestión de la cadena de suministros. No debes olvidar que si bien los clientes forman parte de la última etapa del proceso de producción y suministro, todo el proceso debe responder a lo que nos piden y demandan.

5. Implementar la optimización de la cadena de suministros en una sola área o departamento de la empresa:

Es quizá el error más común de los que hemos descrito hasta ahora. Un buen número de responsables de logística invierten solo en aquellas dependencias en las que recae el mayor peso de la cadena de producción, olvidando que se trata de un proceso integral y que atraviesa la organizaciones desde los niveles más altos hasta los más bajos y menos influentes. ¡Todo está en todo!

 

En todo este proceso de gestión de la cadena de suministros no debemos pasar por alto la importancia que supone prestar atención a los detalles más pequeños, aquellos que se suelen escapar a primera vista pero que, si no se atienden oportunamente, pueden generar efectos contraproducentes para la logística y el suministro.