Tendencias & Innovación

V2X: Conectando al Transporte

Que bueno es cuando el navegador satelital nos indica que tomemos la próxima salida de la autopista porque a 10 Km de distancia hay un congestionamiento con 40 minutos de demora!

Qué pasaría si además de la información que proviene del navegador sobre el estado del tránsito, pudiéramos conocer otras variables como el estado del clima unos 100 km por delante de nuestra posición o la disponibilidad de abastecimiento de combustible, así como también aspectos de seguridad como anticipar un automóvil averiado a unos kilómetros de distancia o el tiempo que demorará el semáforo en cambiar a luz verde, para saber si debemos apresurarnos o detenernos.

V2X es el acrónimo de Vehicle-to-Everything, cuya traducción al castellano denota la conectividad del entre un vehículo y cualquier cosa. Dependiendo del par con el que se comunique aparecen diferentes siglas, por ejemplo:

  • V2I (Vehicle-to-Infrastructure): donde el vehículo intercambia información con semáforos, cámaras de tráfico, edificios, carreteras, puentes, etc.
  • V2V (Vehicle-to-Vehicle): cuando la comunicación se da entre dos o más vehículos.
  • V2P (Vehicle-to-Pedestrian): para escanear proactivamente peatones. En este caso, además de los sensores propios del vehículo, colaboran los smartphones, navegadores, smartwaches, entre otros dispositivos electrónicos.
  • V2N (Vehicle-to-Network): donde la comunicación se realiza con una red móvil.

Entre los beneficios del V2X se encuentra la seguridad como factor primordial. Permite a los vehículos comunicarse con todo aquello que los rodea y compartir información como la ubicación y la velocidad, anticipando colisiones y evitando así los accidentes. Consecuentemente también se consigue una conducción más suave y fluida, a la vez que peatones y ciclistas más seguros. A modo de curiosidad, la automotriz Audi ya ofrece la conectividad entre sus autos y los semáforos, aunque esto sólo funciona en unas pocas ciudades del mundo.

Si bien el V2X puede parecer lejano en el futuro, la mayoría de la tecnología necesaria para habilitarlo ya está disponible, salvo por la confiabilidad, velocidad y calidad del sistema de comunicaciones. Por el momento, una alternativa prometedora es el C-V2X o Cellular V2X, un estándar IEEE (Institute of Electrical and Electronics Engineers) que describe una tecnología para lograr los requisitos de V2X.

Ford Motor Company ha avanzado en el desarrollo del C-V2X utilizando dos modos operativos:

  1. la banda 5G (5.9GHz sin licencia) como base para la conectividad, que permite mensajes de seguridad activa, como advertencias inmediatas de peligro en la carretera y otras situaciones V2V, V2I y V2P de corto alcance
  2. la comunicación a través de la interfaz Uu en la red celular de banda regular con licencia, donde puede manejar casos de uso de V2N, como mensajes de seguridad y peligros de carretera de mayor alcance o condiciones de tráfico.

Además de Audi y Ford, Grupo PSA y SAIC Motor Corporation Limited también están probando esta tecnología en sus automóviles. Los vehículos en general están cada vez más conectados con otros vehículos, con la infraestructura de transporte, con los peatones y con los centros de datos.

Sin duda esto no sólo beneficia y mejora la performance de los vehículos autónomos, sino que proporciona infinitas posibilidades para hacer cada vez más eficiente y ágil al transporte y la logística.