Tendencias & Innovación

¿Has probado el coaching financiero en tu negocio?

coaching financiero

En ocasiones anteriores hemos hablado sobre tipos de coaching que de alguna u otra manera han marcado o marcan tendencia. Sin embargo, existe un enfoque sobre el que pocas veces nos detenemos y que, sin embargo, actualmente constituye una poderosa herramienta para la gestión eficaz: el coaching financiero.

¿De dónde proviene realmente el coaching financiero?

El coaching financiero es una herramienta relativamente reciente. La idea central que persigue es ayudar a los profesionales de la gestión empresarial a tomar decisiones correctas sobre el uso de su dinero, la administración de los recursos y activos de su negocio e incluso la aplicación de determinadas estrategias corporativas.

No fue uno de los primeros tipos de coaching que se posicionó en el mercado laboral o profesional, pues es una derivación del coaching individual o personal que conocimos hace ya más de dos décadas.

Es decir, el coach se dirige a una persona en concreto, que es la encargada de llevar a cabo las labores de gestión financiera, y emplea todos sus recursos y herramientas para potenciar sus capacidades y conducirlas a un buen ejercicio de su tarea.

Con el paso del tiempo, y sobre todo a raíz de las crisis económicas a escala global que se han presentado recientemente, el coaching financiero se ha posicionado como uno de los más demandados en diversos ámbitos.

De hecho, su enfoque inicial sobre el trabajo en personas dedicadas a la labor financiera se ha ensanchado de tal modo que en la actualidad se ha empezado a hablar de un tipo de coaching financiero para empresas que funciona como una especie de consultoría.

 

Cómo actúa el coaching financiero en los directivos

Pero centrémonos de momento en el coaching financiero enfocado en profesionales dedicados a las finanzas. ¿Qué efectos positivos tiene sobre ellas? ¿De qué manera se materializan sus múltiples beneficios? ¡Te lo contamos!

  • Asesoramiento a emprendedores o directores de empresas que cuenten con poca experiencia en el mercado y necesiten herramientas para realizar una gestión eficaz en todos los sentidos.
  • Conducción de proyectos de empresa que estén a punto de irrumpir en un mercado. La idea es crear una empresa, más no desarrollar un proyecto sólo de autoempleo. En este caso, también es importante saber cuáles son las demandas reales de los consumidores o potenciales clientes.
  • Asesoramiento personalizado para la elaboración de un plan de formación que enseñe a las personas a manejar correctamente sus recursos, entre ellos el dinero. Esto se aplica, por ejemplo, en el caso de no pocos autónomos que deben establecer prioridades y jerarquizar acciones de cara al cumplimiento de las obligaciones propias de esta figura emprendedora.

 

Sea cual sea el campo donde te desempeñes, los resultados del coaching financiero se hacen notorios en aspectos como la rentabilidad, la productividad, el equilibrio en la balanza de pagos y la capacidad de liquidez.