Tendencias & Innovación

¿Cómo identificar las amenazas de una empresa?

amenazas de una empresa

Identificar las amenazas de una empresa es una labor de suma importancia. De ello depende no sólo la implementación eficaz de soluciones, sino sobre todo factores como la operatividad, la rentabilidad, la sostenibilidad a largo plazo y la calidad del producto o servicio que se ofrezca a los consumidores.

Sin embargo, el asunto radica en saber identificar dichas amenazas. No siempre es fácil saber cuándo estamos ante un factor de riesgo o cuándo se trata de un elemento de tipo circunstancial o pasajero. Hoy queremos hablarte de ello.

 

Ebook GRATIS: Innovation Management

Amenazas de una empresa, ¿qué son?

Comencemos por el principio, es decir, por la definición del concepto. Las amenazas de una empresa no sólo están relacionadas con el resto de marcas rivales que operan en un mismo mercado, sino que se trata de una categoría que engloba otros factores.

Por ejemplo, en términos generales son situaciones adversas, circunstancias desfavorables para la operatividad o elementos concretos que ponen en riesgo la buena marcha de las empresas.

No obstante, en este punto del texto es importante introducir un matiz: a diferencia de las debilidades, las amenazas de una empresa provienen del exterior, es decir, no son consecuencia directa de las decisiones o la gestión propia de cada compañía.

Es más, en muchos casos son factores externos que nada tienen que ver si quiera con la dinámica comercial del mercado. Repasemos algunos ejemplos de las amenazas de una empresa más conocidas:

  • Ingreso al mercado de nuevas marcas potencialmente competidoras.
  • Desarrollo de productos o servicios innovadores.
  • Cambios legales o variaciones en las regulaciones impositivas.
  • Decrecimiento del mercado en el que se opera.
  • Crecimiento ralentizado del escenario comercial.
  • Crisis económicas de gran alcance.
  • Cambios en las tendencias del consumo, generalmente repentinos.
  • Transformaciones demográficas adversas.
  • Modificaciones en las tasas de cambio de las divisas en las que se opera.

 

¿Cómo saber si estamos ante una amenaza empresarial?

En gran parte ya te hemos respondido esta pregunta, pero conviene que quede clara la diferencia entre lo que son las amenazas de una empresa y los factores circunstanciales o puntuales que eventualmente pueden suponer riesgos menores.

Precisamente, el factor diferencial entre ambos elementos es que mientras este tipo de factores no ponen en entredicho la operatividad plena de un negocio, pues su impacto es limitado y se puede contrarrestar con medidas puntuales e inmediatas, las amenazas de una empresa tienen un carácter más complejo.

O dicho de otro modo: hay un antes y un después de las amenazas. La empresa en su totalidad, o al menos una buena parte de ella, debe desplegar una estrategia para hacer frente a este tipo de factores. Es lo que se llama plan de contingencia.

Existen diversas maneras de hacerlo: controlando la amenaza antes de que esta actúe, contrarrestando su acción de forma paralela o, en último caso, mitigando los efectos que haya generado mientras estuvo activa o reconvirtiéndolos.

 

En la manera como enfrentes las amenazas de tu empresa puede estar el secreto para el posicionamiento de la misma en el mercado, así como la eficacia en términos de calidad de los productos, rentabilidad, financiación y sostenibilidad.

 

Ebook GRATIS: Innovation Management