Informe OBS: Teletrabajo: nueva medida generalizada para hacer frente a la crisis sanitaria

  • Los trabajadores, además de un aumento salarial, desean obtener beneficios sociales como complementos a la retribución económica percibida

 

Ante la situación actual son muchas las empresas que se han acogido al teletrabajo para no frenar en seco su actividad laboral. Pero esta no es una praxis nueva, puesto que desde hace ya un tiempo diferentes empresas de todos los sectores han ido acomodando las necesidades de sus trabajadores a la jornada laboral.

Numerosas empresas han implementado el horario laboral flexible. Grandes empresas como Endesa, Acciona, BBVA o el Banco Santander tienen flexibilidad horaria tanto de entrada como de salida del trabajo con el objetivo de conseguir la conciliación laboral y personal. Otras empresas también añaden a la flexibilidad de horario la posibilidad del teletrabajo, lo que ocurre con la totalidad de los trabajadores del Ibex. Por su parte, Iberdrola ofrece una jornada intensiva a sus trabajadores con la posibilidad de abandonar la oficina antes de las 14 horas para evitar aglomeraciones de tráfico.

También es habitual combinar diferentes modalidades como lo hace Wolkswagen-Audi España, que propone teletrabajo, 56 horas de libre disposición y jornada reducida, entre otras medidas.

Dentro de esta categoría también hay espacio para propuestas disruptivas, como el caso de la empresa Netflix, que desde 2004 sus empleados disfrutan de tantos días de vacaciones como deseen bajo una cultura de autonomía y responsabilidad.

Nuevos tiempos requieren de nuevas medidas y en este caso, relaciones laborales y actualmente, es las relaciones contractuales entre trabador y empresa están basadas en dos grandes contratos, el laboral y el psicológico. Dentro del contrato psicológico, la voluntariedad para creer y asumir dichas promesas es clave, ya que se basará en la confianza de ambas partes. El beneficio mutuo es que hará sostenible la relación contractual y, en el momento que una de las dos partes falle, se romperá el contrato. Por ejemplo, en la contratación de un empleado la empresa puede explicar que tienen una política de horario flexible, de forma que se puede entrar más tarde o salir antes si lo precisa sin tener que dar explicaciones. El empleado puede hacer buen uso de esta promesa o bien aprovecharse y hacer menos horas de las que le conviene, de forma que está rompiendo el contrato. Por otra parte, una vez firmado el contrato, la empresa puede cambiar de opinión y cerrar la posibilidad de entradas y salidas flexibles, por lo que está incumpliendo las expectativas del nuevo trabajador, de forma que está rompiendo el contrato.

¿Por qué es tan importante y se ha forjado el concepto de contrato psicológico? Porque en este contrato reside el salario emocional.

En este contexto, el empleado ha visto que sus expectativas económicas se ven mermadas y ha venido pidiendo algún tipo de compensación por esta merma de su salario. Al respecto, los departamentos de recursos humanos ya habían comenzado a ofrecer algún tipo de compensación para tener contentos a sus empleados, ofreciendo en un primer término servicios con descuento o gratuitos. Sin embargo, las reivindicaciones de los empleados no se detuvieron y aparecieron otro tipo de demandas entre las que surge con fuerza la disponibilidad de tiempo personal. Ahora, las peticiones surgen de la exigencia de un equilibrio entre vida personal y vida laboral.

para descargar el informe clique aquí