Project Management

Proyecto de investigación: 4 líneas de desarrollo

Tipos de proyectos

Un proyecto de investigación es aquel que, basándose en ciertas técnicas, busca confirmar una determinada hipótesis social o científica, la cual hace las veces de punto de inicio de las actividades a desarrollar.

Estos proyectos son habituales en el ámbito académico, independiente de cuál sea el área de su aplicación: matemáticas, física, ingeniería, historia, cultura, arte, entre otras.

 

 

¿Qué elementos definen a un proyecto de investigación?

Si cada tipo de proyecto tiene sus características específicas, en el caso del proyecto de investigación esto es aún más notorio. Lo anterior se debe, en parte, al método que sustenta la investigación: el método científico.

Esta metodología se fundamenta en el planteamiento de una hipótesis y la descripción de unos recursos, unos plazos y un cronograma de actividades orientadas a confirmar, refutar o validar el postulado del que se inició la investigación.

El proceso científico está organizado de forma sistemática en fases, etapas o pasos que se deben ejecutar para el cumplimiento de los objetivos iniciales. Todo esto debe estar normalizado y ser de conocimiento conjunto.

 

Proyecto de investigación, ¿qué línea de desarrollo elegir?

Hasta aquí el recuento sobre lo que es un proyecto de investigación. Ahora veamos algunas de las diferentes líneas de desarrollo que tenemos delante cuando estamos a punto de poner en marcha el proceso. Son básicamente cuatro:

  1. Tópico poco explorado:

Es la opción por la que muchos se decantan. La idea es abordar un elemento conocido en cualquier área del conocimiento pero, a la vez, que hasta la fecha sea poco explorado. Lo anterior significa que carece de referencias fuertes, así como de teorías que sirvan de marco. De hecho, uno de los fines de esta línea de desarrollo es abrir el camino a futuros investigadores.

  1. Realidad dada:

En este caso el objeto de investigación es bastante conocido, pero la idea es ir más allá de lo hecho por estudios previos. Se puede, por ejemplo, detallar las cualidades de esa realidad o reparar en detalles en los que nadie haya puesto la vista antes. ¿Te seduce la idea?

  1. Relación entre dos o más variables:

Además de describir una realidad, los estudios de investigación que optan por esta vía se enfocan en la relación que existe entre dos o más elementos. Por ejemplo, un estudio puede hablar de cómo la pobreza en el Congo guarda una estrecha relación con la extracción ilegal de diamantes.

  1. Causalidad y consecuencia:

Es similar al enfoque de la relación entre variables, aunque en este caso la idea es establecer un vínculo de causalidad y consecuencia. Es decir, la realidad que se describe genera, a su vez, una consecuencia. Estos proyectos pueden ser, a su vez, de dos tipos: experimentales u orientados a la comprobación de la hipótesis inicial; y documentales, que se limitan a la lectura, el estudio y el análisis de una serie de materiales previos.

 

Si estás a punto de iniciar tu propio proyecto de investigación, ten presente en cuál de estas líneas de desarrollo se enmarcará. Es una buena referencia para medir su impacto, así como su proyección y lo que buscas con él.

 

Ebook GRATIS: Metodología Scrum