Project Management

Proyecto: definición de objetivos y criterios para su selección

Etapas de un proyecto

Uno de los elementos clave en la elaboración de un proyecto es la definición de objetivos, es decir, determinar cuáles son las metas que queremos alcanzar con él.

Los objetivos nos marcan el camino a seguir, son los que nos guían en todo el proyecto. Gracias a ellos podemos planificar las actividades a desarrollar y los siguientes pasos a dar.

En cualquier tipo de proyecto, la definición de objetivos  es uno de los pasos más complejos. Saber cómo expresar las metas a alcanzar no es tan sencillo como en un principio parece. Para una adecuada definición y selección de objetivos es fundamental conocer a fondo los tipos de objetivos que existen y sus características generales. ¿Todavía no las conoces? ¡Pues es el momento de saber más!

 

Proyecto: definición de los diferentes tipos de objetivos

Lo primero que tienes que saber para comenzar a definir los objetivos de tu proyecto, es que estos deben escribirse en indicativo. Lo que pretendes es alcanzar una meta, no realizar una acción concreta, por eso tus proyectos deben indicarlo de la manera correcta. Verbos como construir, desarrollar, potenciar o alcanzar, son algunos ejemplos que puedes utilizar.

Además, te conviene saber que se pueden diferenciar dos tipos de objetivos en función de su carácter:

  • Objetivos generales. Se trata de aquellos objetivos que se quieren alcanzar cuando finalice una etapa o el proyecto.  Se trata de objetivos a largo plazo, es decir, a conseguir en un trimestre, un semestre, un año, o diez años.
  • Objetivos específicos. Este tipo de objetivos son más concretos. Señalan pequeñas metas que se tienen que conseguir  para poder alcanzar los objetivos generales. Por poner un ejemplo práctico y sencillo con el que seguro que lo entiendes: para que una persona llegue a correr (objetivo general), antes debe haber superado otros objetivos más concretos y específicos, como sostenerse de pie, dar pasos sujeto a algún objeto, andar, caminar con soltura, trotar y por ultimo ya alcanzará el objetivo de correr.  ¿Lo ves ahora? Estos objetivos son considerados como objetivos a corto o medio plazo. Su temporalización dependerá de la duración del proyecto,

Todo proyecto debería tener en cuenta estos dos tipos de objetivos para comprobar que su proyecto es viable y asegurar su éxito.

 

Criterios para la selección de objetivos

A la hora de seleccionar los objetivos de tu proyecto tienes que tener en cuenta que reúnan los siguientes criterios:

  • Medibles. Los objetivos tienes que poderse medir, han de ser cuantificables para saber en qué grado se han alcanzado o no. Desecha todos aquellos objetivos que no puedan ser medidos, pues no podrás evaluar si lo has conseguido y en qué medida.
  • Realistas. Otro criterio esencial a la hora de seleccionar tus objetivos es que sean realistas, nada imposible de conseguir. Para ello, tienes que tener presente  si cuentas con los recursos y conocimientos necesarios para llevarlo a cabo. Si te propones objetivos imposibles de alcanzar, el fracaso de tu proyecto estará asegurado. Lo mejor es comenzar con unos objetivos exigentes pero alcanzables.
  • Limitados en el tiempo. Recuerda que tienes un tiempo concreto para alcanzarlos, por lo que a la hora de seleccionarlos, tienes que tener presente ese tiempo. Quizá los objetivos que te propongas no se puedan conseguir dentro del plazo determinado.

 

No olvides que en tu proyecto, la definición de objetivos es un elemento clave. Unos objetivos bien definidos y seleccionados sentarán las bases para llevar a cabo un exitoso proyecto.

 

Ebook GRATIS: Etapas de un proyecto