Project Management

Proceso de toma de decisiones: cómo afecta al Project Management

proceso de toma de decisiones

El proceso de toma de decisiones es algo a lo que todos debemos enfrentarnos en nuestro día a día. Algunas de esas decisiones las meditamos detenidamente, pero de la mayoría ni siquiera somos conscientes, ya que están determinadas por pensamientos automáticos de nuestro cerebro.

En el caso del Project Management, todas las decisiones que tomemos respecto a los objetivos y el desarrollo de un proyecto deben estar lo suficientemente pensadas y argumentadas. Es por ello que, en este post, veremos algunas cuestiones relativas al proceso de toma de decisiones aplicado a esta área empresarial.

 

Proceso de toma de decisiones: ¿cómo funciona?

Cada vez que se nos presentan distintas opciones entre las que elegir, nuestro cerebro pone en marcha una serie de mecanismos en los que entran en juego cuestiones tan determinantes como la percepción, la atención, la memoria o la velocidad de procesamiento de la información. Tras haber procesado todos los datos entrantes, el cerebro elabora una orden que es lo que conocemos como decisión. Sin embargo, en muchas ocasiones esa orden parece no querer salir o, si sale, no nos deja muy convencidos de ello.

 

Ebook GRATIS: Etapas de un proyecto

 

Y es que el proceso de toma de decisiones está muy en contacto con nuestro sistema emocional, por lo que si una decisión nos provoca emociones dolorosas, la descartaremos en lugar de optar por ella. Por lo tanto, podemos decir que nuestras decisiones se basan más en las emociones que en el razonamiento.

Sabiendo esto, podremos comprender algunas técnicas que nos permitirán tomar mejores decisiones, y que veremos a continuación.

 

Cómo elegir mejor en el proceso de toma de decisiones

Si realmente estamos involucrados en un proyecto, las decisiones que creemos erróneas nos harán experimentar un estado emocional de incomodidad o de dolor, mientras que las decisiones que consideramos acertadas nos proporcionarán un mayor placer. Recalcamos en la importancia de la involucración, ya que a una persona desmotivada o poco involucrada le dará igual cómo termine el proyecto y, durante el proceso de toma de decisiones, no experimentará las emociones adecuadas.

Por lo tanto, teniendo claro lo anterior, podemos pasar a ver algunas de las mejores técnicas para tomar mejores decisiones:

  • En muchas ocasiones, una simple moneda puede servirnos para volvernos conscientes de qué decisión consideramos acertada y cuál errónea. Basta con asignar la cara de la moneda a una decisión determinada y asignar la cruz a la decisión opuesta. Por ejemplo, podemos establecer que “si sale cara, invertiremos 3.000 € en la publicidad del proyecto en internet y si sale cruz no invertiremos nada”. Entonces pueden ocurrir tres cosas:
      • Que salga cara. En ese caso, sabremos que vamos a invertir 3.000 €. Preguntémonos cómo nos hace sentir eso. Si no estamos conformes, será señal de que creemos que no es la decisión correcta.
      • Que salga cruz. En este otro caso ocurre lo mismo que en el anterior, solo que nos preguntaremos cómo nos hace sentir (por ejemplo, cuánta confianza nos despierta) el hecho de no invertir nada en publicitar el proyecto en internet.
      • Por último, también puede ocurrir que, salga lo que salga, no nos sintamos seguros. Entonces es posible que ninguna de las dos opciones la consideremos correcta y tengamos que establecer otros parámetros como, por ejemplo, cambiar la cantidad de dinero indicada.
  • En el proceso de toma de decisiones, el tiempo es muy importante. Lo que hoy nos hace sentir seguros, quizá mañana nos haga sentir lo contrario tras haberlo meditado detenidamente. Es por ello que lo idóneo es tomar una decisión y, antes de aplicarla, dejar que transcurran al menos 24 horas. Si tras haber transcurrido este tiempo seguimos convencidos de que lo decidido es lo mejor, podremos seguir adelante con ello.
  • En el caso de que las decisiones deban tomarse en equipo, es importante establecer, de forma previa al proceso de toma de decisiones, un sistema de votación con el que todo el mundo esté de acuerdo. De este modo no surgirán disputas que compliquen el desarrollo del proyecto.

 

¿Quieres saber más acerca de la gestión de proyectos? Entonces visita nuestro Master en Project Management.

 

Ebook GRATIS: Etapas de un proyecto