Project Management

¿Cuál es el rol de la PMO en una empresa?

Etapas de un proyecto

Se habla mucho del rol del Project Manager en el nuevo contexto empresarial y de los negocios, así como de otros conceptos como la transformación digital, las tendencias en organización y liderazgo y las habilidades de un directivo del siglo XXI. Sin embargo, ¿qué pasa con las PMO? ¿Por qué casi nadie habla de ellas?

 

 

PMO: definición y características principales

Las siglas PMO hacen referencia a las Project Management Office, un término que traducido del inglés significa algo así como Oficinas de Gestión de Proyectos, y que en términos funcionales constituyen un área de las organizaciones que se encargan de centralizar las acciones de la gestión de proyectos.

La evolución de este concepto ha venido de la mano de la consolidación de la figura del Project Manager en muchas compañías. Si estaba más que probada la necesidad de contratar profesionales de esta área, ¿por qué no asignarles una dependencia propia?

Fue así como surgieron las PMO, cuya función principal es lograr una implementación de proyectos exitosa y generar valor económico (o de cualquier otro tipo) a la empresa.

 

¿De qué se ocupa concretamente una PMO?

Las PMO o también llamadas Oficinas de Gestión de Proyectos son un elemento por el que apuestan cada vez más empresas, independiente de su área de desempeño, su posicionamiento en un mercado, su estructura o sus dinámicas internas.

Ya sabemos que su función principal es impulsar una gestión eficaz de los proyectos que se conciben y desarrollan en el seno de las empresas. La pregunta entonces es: ¿cómo lo hace? ¿De qué se ocupa concretamente esta área?

  • Coordinación y planificación de proyectos:

A la jurisdicción de las PMO les corresponde planificar y definir las estrategias de coordinación para la ejecución de proyectos. Esto incluye la gran responsabilidad de asignar recursos a cada una de los equipos, establecer las prioridades y, claro, decidir cuáles de ellas se ejecutan, cuáles se modifican y cuáles se descartan. En este sentido, estas oficinas tienen un rol estratégico.

  • Estandarización de procesos:

Con el objetivo de facilitar el intercambio de recursos, información, herramientas, conocimientos y metodologías empleadas en un proyecto, las PMO se ocupan de poner en un mismo plano todos los procesos que tienen lugar en una organización.

  • Vinculación del proyecto con los objetivos del negocio:

Al ser un área estratégica, a la PMO también le corresponde lograr que todos los proyectos concebidos y prestos a ejecutarse en el seno de una organización cumplan con los objetivos globales del negocio. No puede haber contradicciones ni fisuras de contenido o de forma. Su labor es hacerlos compatibles.

  • Alineación con objetivos estratégicos:

De todos los objetivos de las empresas, a los responsables de una PMO les interesan especialmente aquellos de carácter estratégico, pues son éstos los que influyen de forma directa en la ejecución de cualquier proyecto, iniciativa o acción corporativa.

 

Para terminar, quizá valga la pena subrayar un dato adicional sobre las OPM. Existen tres tipos de Oficinas de Gestión de Proyectos en función de su nivel de autoridad en el conjunto de la empresa: de apoyo, de control o de dirección.

Ebook GRATIS: Etapas de un proyecto