Tendencias & Innovación

Currículum Vitae: ¿envío por correo, por email o en persona?

Nos encontramos en la era de las nuevas tecnologías, de las redes sociales laborales, de las entrevistas por Skype y del teletrabajo, ¿está pasado de moda enviar los CV por correo postal?

Si te encuentras ante una oferta de empleo, es posible que ya te indique la forma de envío de CV. En esos casos sigue las instrucciones aportadas por la empresa ya que serán las preferidas por la compañía.

En el supuesto de querer presentar el CV en mano, depende del tipo de empresa si te lo acepta o no. Por norma la mayoría de las empresas de acogen a la ley de protección de datos, no recogen CV en mano. La misma situación podría darse en las receptoras de tu CV por carta. Sin embargo, al tratarse de un formato mucho más engorroso para dar respuesta, posiblemente no te lo notifiquen y tu candidatura sea inservible.

Por eso, aunque decidas enviarlo en formato tradicional, no olvides hacerlo también por correo electrónico. Así, en caso de que tampoco recojan CV vía email, les será más fácil notificártelo y remitirte a su plataforma específica de recogida de CV.

Por otro lado, es un hecho que el CV en papel tiene mayor visibilidad que uno enviado por correo electrónico ya que este último puede ser borrado directamente, enviado a la bandeja de spam o no abierto. Uno en papel tiene mayores posibilidades de ser, al menos, revisado.

Sin embargo, enviar CV por carta supone más tiempo y dinero que el envío por Internet y se trata de un gasto que también debemos tener en cuenta. Quizás debamos enviar por vía tradicional únicamente aquellos destinados a empresas sin presencia en Internet.

Otra opción es contactar con la empresa preguntándoles cuál es la vía que prefieren para recibir tu CV, indicando que no puedes acercarte por sus instalaciones a entregarlo en mano.

Por norma la vía más común, y ajustada a la época actual, es vía email, por ello es muy importante, a parte del contenido del mismo, no caer en errores comunes que provocan que tu currículum nunca llegue a la bandeja de entrada o sea eliminado sin abrir. El objetivo del CV es conseguir la entrevista, pero si no lo están recibiendo cuando lo envías, no lograrás una entrevista. Por ello se debe evitar lo siguiente:

  • Dirección de email nada adecuada: tiene mucha importancia el nombre del archivo de CV que se envía por email. Es importante que tu email sea Nombre+Apellido. Cuando envías tu email por [@gmail/ @hotmail/ @yahoo, etc.], no debe ser con nombre anónimo como “guerrero21@… o newyork202@…” pareces informal y despreocupado por el trabajo. Quizá ese email va bien para los amigos, pero hay que crear uno nuevo que sea formal o neutro.
  • Envíos masivos de CV: siempre pueden aparecer dudas sobre a qué dirección de email de la empresa enviar el currículum, y se acaba enviando a todas las que constan en la web. No es nada favorable que te lleguen 4 o 5 emails a tu correo reenviados desde otros departamentos con el mismo CV, que ya te ha llegado a ti a tu email de recursos humanos de esa empresa. Si no ves un email de RRHH y solo se facilita el genérico de info@nombreempresa.com, es mejor que no lo envíes a ese. Lo mejor es llamar a la empresa y averiguar a qué email se debe enviar, en el supuesto que no conste en la página WEB email de RRHH como bolsa de trabajo.
  • La prioridad del email: en las empresas el calificar de importante o urgente un email se utiliza solo en casos de necesidad, que no son los de la selección de personal. Por el hecho de poner  prioridad alta a tu email la empresa no le prestará más atención, sino que molestará más y puede ser borrado más rápidamente.
  • Cuidado con la versión del archivo que envías: lo más óptimo es enviarlo en PDF. No todas las empresas tienen la última versión de Word, algunas ni si quiera tienen Word, usan programas gratuitos alternativos como el OpenOffice. Es importante, ya que en función del programa que tengan no abrirá el archivo enviado o si lo abre puede cambiar la tipología de la letra, etc. quedando tu currículum alterado e ilegible.
  • Día y hora del envío del email: intenta no enviar un CV en sábado, domingo, lunes o viernes. El motivo es que los lunes suelen haber muchos correos en la bandeja de entrada y a no ser que sea una prioridad en ese momento el proceso de selección, puede pasar desapercibido tu email entre muchos otros. El viernes la bandeja de entrada no está saturada, pero se mira menos el correo pues hay que terminar cosas pendientes y solucionar lo importante antes del fin de semana. Lo mejor es enviarlo el resto de días. En cuanto a las horas, según estadísticas se abre más el email entre las 11 y 12 de la mañana.
  • Actuar como SPAM: las empresas tienen programas anti SPAM que eliminan los emails sospechosos. Si alguna vez enviaste un email con alguna de estas características, el destinatario no lo recibirà en su bandeja de entrada. Puede ser considerado SPAM si:
  • Si se escribe en mayúsculas dentro del asunto del email.
  • Si se usan signos de exclamación e interrogación en el asunto.
  • Dejar el asunto y/o el cuerpo del email en blanco.
  • Utilizar un tipo de letra muy pequeña en el cuerpo del correo.
  • Usar en el cuerpo del email el color rojo.
  • Insertar un número de enlaces o archivos adjuntos excesivos.
  • Enviar archivos adjuntos muy pesados.
  • Incluir muchas imágenes en tu correo.
  • Inexistencia de feedback: La práctica habitual  entre los reclutadores y seleccionadores, es que no suelen contestar a los emails recibidos. Si una empresa responde a tu email, aunque sea para decirte que actualmente no tienen ninguna vacante, es importante responder a ese email agradeciendo el tiempo empleado en leer tu CV y su respuesta. Puede que no tenga una vacante hoy, pero si guarda tu CV y email durante dos años tienes la posibilidad de que te tenga en cuenta. No  cuesta nada guardar tu email de respuesta, ponerlo como favorito o escribir unas líneas en tu CV anotando que fuiste amable y respondiste a su respuesta.

Reflexión: Cómo y cuándo es la mejor forma de enviar un CV.