Tendencias & Innovación

Cómo es el perfil de los Gerentes de Producto en un mundo digital

Los cambios que estamos atravesando han traído la aparición de nuevas profesiones, pero sobre todo de nuevas especializaciones para desempeñar las funciones de siempre, pero ahora también en un entorno digital.

La creciente importancia de los datos en la toma de decisiones, un mayor enfoque en el cliente y el diseño y la evolución de las metodologías de desarrollo de  software están transformando el papel que hoy debe cumplir un Gerente de Producto.

Históricamente, el Gerente de Producto ha sido el nexo que coordinaba diferentes funciones que afectaban a su producto: ingeniería, diseño, clientes, ventas, marketing, operaciones, finanzas, legal  y todo aquello que estuviera vinculado al desarrollo, lanzamiento y éxito del producto de su responsabilidad.

Pero a diferencia de los gerentes del producto del pasado,  centrados principalmente en la ejecución  y  supervisión de plazos para la entrega en tiempo, hoy se requiere para esta función nuevos conocimientos y competencias.

El tener que competir hoy también en el entorno digital, hace imprescindible que un Gerente de Producto haya desarrollado sus competencias digitales, para entender el comportamiento del consumidor en este nuevo entorno y trabajar interfuncionalmente para garantizar el éxito de  su producto/servicio en un mercado global, digital y muy veloz.

Hoy se empieza a entrenar a los gerentes de producto para que piensen y actúen como un CEO, con una mirada mucho más holística del negocio y con mayor foco y dedicación puestos en el comportamiento del mercado.

Porque al haber cambiado la forma en que el consumidor compra (online, vía móvil  y en cualquier momento) y la velocidad  a la que se mueve el mercado de oferta y demanda, el gerente de producto tiene que tener el conocimiento y la capacidad para utilizar  los datos que genera el cliente en su viaje digital, tanto  internos como externos, para tomar decisiones sobre cada producto, dado que hoy se puede medir el éxito de un producto en función de un conjunto de métricas mucho más amplias que las que podían existir en el pasado (participación, retención, conversión, etc.) y es el responsable del producto quién puede influir para afectar esas métricas, trabajando estrechamente con diferentes equipos para recopilar comentarios e iterar con rapidez y frecuencia.

Mientras que los servicios online se vuelven cada vez más simples y amigables para los clientes, crecen en complejidad para el Gerente de Producto que ahora debe supervisar paquetes múltiples, niveles de precio, precios dinámicos, rutas de up-sell y estrategia de precios. Los ciclos de vida de los productos también se han vuelto más complejos dado que el consumidor espera nuevas características, mejoras frecuentes y actualizaciones después de la compra.

Por esto, las nuevas responsabilidades de un gerente de producto incluyen la supervisión de la interfaz de programación de aplicaciones como un producto en sí mismo y por tanto la gestión del ecosistema de desarrolladores.

Porque en la medida en que el software fácil de usar ya forma parte de la vida cotidiana del consumidor, el gerente de producto moderno también es responsable hoy por la experiencia del cliente. Y para asegurar el éxito de su producto en el entorno digital, tiene que conocer íntimamente al cliente, obsesionándose con las métricas de uso y la construcción de empatía con el cliente a través de los canales digitales, entrevistas en profundidad y ejercicios de observación para observar, escuchar y aprender  del cliente, consumidor y/o usuario, cómo usan y experimentan sus productos  en la práctica.

Amazon es conocida por estar totalmente centrada en el cliente. Entre sus prácticas de entrenamiento de los Gerentes de Producto, les pide que redacten un comunicado de prensa desde la perspectiva del cliente para cristalizar lo que ellos creen que el cliente pensará sobre un producto, incluso antes de que el producto se desarrolle. Así este comunicado de prensa sirve como mecanismo de aprobación del producto en sí.

Por ser los responsables del producto ante un cliente cada vez más exigente donde canales y estrategias se desarrollan día a día, son y serán en el mediano plazo los más desafiados por los nuevos paradigmas comerciales.