Tendencias & Innovación

El papel de la estrategia operativa en la competitividad empresarial

Estrategia operativa

Si hay un factor que marca el desarrollo de los negocios es la globalización de los mercados, y este elemento nos lleva directamente a su consecuencia: la competencia entre empresas. Hoy en día, para destacar frente a otros y ofrecer un valor diferenciador, las compañías deben apostar por llevar a cabo una transformación de la mano de las bases de una estrategia operativa innovadora y eficaz.

En este panorama transformador, el papel del Project Manager debe ser protagonista. Sus objetivos deben marcar la estrategia que optimice todas las operaciones de la organización, para asegurar los resultados y los beneficios del negocio, situando a este al frente de la competencia.

Las funciones de este responsable deben estar enfocadas a seguir una estrategia operativa que tenga en cuenta todas las áreas del negocio. Es decir, su visión debe abarcar toda la organización y sus operaciones de una forma integral, como un todo.

Su objetivo principales, por lo tanto, analizar si el área estratégica del negocio está realmente alineada con las metas empresariales, o lo que es lo mismo: determinar si las operaciones están siendo capaces de cumplir el fin último de la organización. Se trata de poner en un mismo plano el componente estratégico y el operativo.

Y para que los resultados sean eficaces, el Project Manager deberá optimizar todos los recursos corporativos que influyen de manera directa e indirecta en la capacidad de la empresa para cumplir los valores y principios que marcan la filosofía del negocio.

En general, estos recursos incluyen todas las áreas relacionadas con la producción, el almacenamiento, la investigación y desarrollo de productos, desarrollo de procesos, ingeniería, compras, personal y finanzas.

 

Funciones del Project Manager en la estrategia operativa

Uno de los principales fines que debe buscar esta figura dentro de las organizaciones es lograr la máxima eficiencia en la planificación de los recursos, la definición de una buena estrategia industrial, la innovación de producto y en todas las fases de los procesos productivos.

De hecho, la buena gestión de estos elementos impactará directamente en los resultados de la empresa y, por lo tanto, es un factor fundamental de éxito en la consecución de ventajas competitivas.

Para ello, es esencial que cuente con una preparación que potencie estas habilidades. Este es el caso del Máster en Dirección de Producción y Mejora en Procesos Industriales, una formación que pone especial atención en la planificación de los recursos, la definición de una buena estrategia de organización industrial y en la innovación de producto y procesos productivos.

Además, de cara a hacer frente a la estrategia operativa, es muy importante aplicar todas las nuevas formas de gestionar el cambio a través de proyectos, haciendo especial hincapié en el seguimiento y control de la producción y el desarrollo competencial directivo.

 

Son muchas las habilidades de un Project Manager dentro de la estrategia operativa corporativa, pero las más importantes son las siguientes:

  • Dominio de las herramientas enfocadas a la toma de decisiones. Gracias a ellas, se logrará una correcta optimización de los flujos productivos.
  • Tener una visión integral sobre la gestión industrial en los nuevos entornos competitivos.
  • Desarrollar las competencias del Director de Producción para que pueda implantar eficazmente las metodologías adecuadas a cada proceso.
  • Conocer la importancia de realizar una gestión sostenible de los procesos industriales.
  • Gestionar la producción de un modo ético y socialmente responsable.

 

Además de estos conocimientos, los estudios de postgrado para un profesional de esta área deben centrarse además en dos de las principales metodologías de producción: Lean Manufacturing y Quick Response Manufacturing (QRM).