Tendencias & Innovación

Ventajas e inconvenientes de cambiar de trabajo con frecuencia

Aunque a día de hoy el mercado laboral es dinámico por naturaleza, son muchas las personas que se plantean si cambiar de empresa a menudo puede acabar resultando negativo. Todo el mundo ha pensado que los puestos de trabajo ya no duran treinta años, pero la estabilidad también es un punto a favor en algunas ofertas.

Podríamos mencionar las ventajas e inconvenientes más relevantes del hecho de ir cambiando de trabajo, y su breve análisis.

Ventajas.

  • Experiencia en varios ámbitos. Cambiar de trabajo a menudo permite trabajar en diferentes sectores del mercado laboral y en diferentes tipos de empresa. Así, estar en contacto con maneras distintas de funcionar permite aportar nuevas ideas y comparar los resultados obtenidos.
  • Más posibilidades de establecer contactos. Hoy en día la agenda de contactos es cada vez más importante. No solo porque nos presenta con más garantías ante un responsable de Recursos Humanos, también porque nos ofrece una visión de la realidad más rica y plural.
  • Más posibilidades para descubrir lo que te gusta. Si toda la vida eliges un zumo de manzana, no tendrás ocasión de comprobar si los otros gustos te convencen. En el mundo laboral pasa lo mismo. Algunas personas son inquietas por naturaleza y necesitan experimentar nuevas sensaciones para avanzar profesionalmente.
  • Formación más variada y transversal. Para trabajar en distintos sectores del mercado, es probable que tengas que formarte en más de un ámbito. Así pues, puedes plantearte estudiar más de una carrera o de un máster.
  • La puerta abierta a una mejora económica. Uno de los principales motivos que nos impulsan a cambiar de trabajo son las mejoras salariales.

Inconvenientes.

  • Más dudas a la hora de apostar por ti. Apostar por un determinado candidato implica, a ojos de la empresa, invertir dinero y formación en su desarrollo profesional. Si tu movilidad laboral es recurrente, tu Manager puede experimentar cierto temor a que te vayas una vez hayas recibido la formación.
  • Mayor inseguridad en tu puesto. Cuando se acumula poco tiempo en un trabajo, la posibilidad de perderlo en caso de crisis es mayor. En una supuesta reducción de plantilla, se optará por mantener el empleo de las personas en las que ya se tiene una confianza sólida.
  • La satisfacción a largo plazo, más difícil. En la vida laboral existen dos tipos de objetivos: las metas a corto plazo y las metas a largo plazo. Hay personas que se conforman las metas más inmediatas, ir a por las de largo plazo también puede convertirse en un reto para superarse.
  • Falta de referentes de confianza. Las largas estancias en una empresa permiten establecer vínculos profesionales y personales más fuertes. Estas relaciones estables no solo ayudan en el día a día laboral, sino también en el futuro.
  • Curriculum vitae más disperso. Cuando hemos trabajado en sitios muy variados y durante poco tiempo, redactar un currículum estable es difícil.

Reflexión: Tal y como està hoy en día el mercado laboral y sus exigencias, ¿es aconsejable tener movilidad en varias empresas o por el contrario hay que establecerse en una empresa y fortalecer tu puesto de trabajo?