Tendencias & Innovación

Las vacaciones laborales

En muchos países los trabajadores tienen derecho a un periodo de vacaciones. Las condiciones varían según varios aspectos del contrato laboral y el marco normativo que recoge todas las posibilidades. La obligación de las empresas de ofrecer estos días de descanso a sus empleados tiene efectos positivos tanto para estos como para la compañía.

Diversos estudios han demostrado que las vacaciones tienen diferentes beneficios y una repercusión positiva en la salud de las personas. Podríamos mencionar como beneficios de las vacaciones:

  • Disminución de la presión arterial. Un estudio estadounidense destacó que aquellas personas que no disfrutan de vacaciones tienen un 30% más de probabilidades de padecer una enfermedad cardíaca que aquellos trabajadores que sí que desconectan del trabajo. Asimismo una investigación de la organización Nuffield Health indica que la presión arterial de las personas que participaron en su estudio descendió un 6%, mientras que la de aquellos que no se fueron se mantuvo sin cambios sustanciales. Este efecto puede prevenir enfermedades cardíacas como hipertensión.
  • Reducción de estrés. Durante los días de descanso se produce una desconexión de las presiones laborales y las tareas a realizar, las responsabilidades se reducen y el cuerpo y mente de los trabajadores puede recomponer el estado de salud al estar alejados de las principales fuentes de estrés.
  • Estado anímico. Uno de los principales beneficios de las vacaciones es la mejora del estado emocional de los trabajadores. La desconexión permite retomar vínculos sociales con amigos y familiares, también suponen una oportunidad para establecer más relaciones y vivir nuevas experiencias.
  • Mejora de la calidad del sueño. Las dos últimas consecuencias también favorecen la mejora del sueño. Los españoles duermen una media de poco más de siete horas al día y los expertos recomiendan un mínimo de ocho. La reducción de estrés y el aumento del bienestar, entre otros factores, ayuda a la conciliación de un sueño de mayor calidad.

Muchos trabajadores inmersos en sus tareas durante la mayor parte del tiempo de su día a día sufren episodios de estrés y nerviosismo cuando se acercan días libres. Cuando el trabajo supone un aspecto tan importante de la vida de las personas, puede aparecer miedo al vacío que éste deja en periodos de vacaciones. Asimismo, el estrés también se provoca por la ausencia de planes o personas con quien compartir estas semanas.

Las vacaciones se entienden como periodos de descanso, de desconexión laboral y de disfrute. Las normas más relevantes de las vacaciones serían:

  1. La duración de las vacaciones es de 30 días naturales por año. Sin embargo, según el Convenio Colectivo del sector empresarial este tiempo puede ser superior, pero nunca inferior.
  2. Si el tiempo trabajado es inferior a un año debes saber que por cada mes trabajado te corresponden 2,5 días naturales de vacaciones.
  3. Las vacaciones nunca pueden ser objeto de sanción de un trabajador.
  4. El trabajador tiene derecho a conocer el calendario de vacaciones dos meses antes de que se inicie su periodo de descanso.
  5. Las vacaciones se deben disfrutar dentro del mismo año en el que han sido generadas.
  6. El trabajador tiene la posibilidad de dividir las vacaciones en dos periodos. El mínimo de descanso es de 2 semanas ininterrumpidas.
  7. El periodo vacacional no se puede sustituir por compensación económica. Sin embargo, los contratos temporales sí que permiten esta compensación en caso de que al finalizar el contrato el trabajador no haya disfruta del periodo de descanso que le corresponde.
  8. La retribución económica de las vacaciones debe ir en consonancia con el salario del trabajador.
  9. Durante el periodo vacacional el empleado podrá trabajar en otra empresa con total libertad, excepto si su contrato incluya la cláusula de exclusividad.

Reflexión: ¿Cuál sería la mejor actitud antes y después de las vacaciones laborales?