Tendencias & Innovación

De Winsuite a Siltr@: La evolución de la Tesorería General de la Seguridad Social

Hace un par de años, la Tesorería General de la Seguridad Social empezó a notificar a los empresarios, personas físicas y a las personas jurídicas que se iba a producir un cambio en la forma de comunicar datos de trabajadores y de efectuar las correspondientes liquidaciones de los Seguros Sociales.

Para ello dieron una carencia de tres meses, desde que se efectuara la notificación de su inclusión en dicho sistema, para que se realizaran prácticas mediante una plataforma creada para ello, la denominada SILTR@ Prácticas, tras la cual debían efectuar de forma Real a través de SILTR@.

Si hacemos un poco de historia: antes del año 1995, las comunicaciones que se tuvieran que hacer a la Tesorería General de la Seguridad Social debían llevarse a cabo físicamente. Es decir, debía acudirse a la oficina que correspondiera, según el domicilio, e invertir el tiempo que fuera necesario en cumplimentar documentación y tramitar. No obstante, se llegó a la conclusión de que ello era cuanto menos prehistórico y se decidió apostar por el uso de las nuevas tecnologías. Para ello, se instauró en los años posteriores el Sistema RED, consistente en que las comunicaciones que antes comentábamos, ya no se debían hacer en las oficinas de la TGSS, sino que se hacían vía Internet a través de una plataforma creada a tal efecto, la denominada WINSUITE. Los datos se introducían mediante el programa de nóminas que tuviera cada sujeto obligado y se transmitían a través de esta aplicación informática.

Llegados a los últimos años, en la Tesorería General de la Seguridad Social advirtió que debía dar un paso al frente y modificar este sistema, por lo que decidieron la implantación de carácter obligatorio de esta nueva modalidad, el Sistema de Liquidación Directa.

¿Por qué se produjo este cambio?

Esta modificación vino motivada por la constatación que han efectuado, dicho por el Director del Departamento Informático del Sistema Red en una charla que impartió para exponer las novedades que representa SILTR@, de que con el sistema que estaba vigente se producía un gran número de fraudes, puesto que les era altamente costoso poder constatar si los datos que les transmitían los contribuyentes eran correctos o no, puesto que eran estos los mayores conocedores de los datos de los empleados y de los trabajadores.

Por ejemplo, se producían casos de empresas que tenían 4 trabajadores dados de alta, pero únicamente liquidaban los Seguros Sociales por dos de ellos, con lo cual la recaudación que efectuaba la TGSS era inferior o bien les constaba de altas de trabajadores que no pertenecían a la empresa. Únicamente podían verificarlo mediante inspecciones físicas, lo que les limitaba al respecto.

¿En qué consiste este cambio?

Como hemos comentado, hasta la fecha eran los propios sujetos quienes comunicaban los datos, que introducían manualmente en los programas de nóminas. 

El gran cambio vino porque con este nuevo sistema es la propia Tesorería General de la Seguridad Social la que remite al contribuyente un borrador de liquidación (método similar al que emplea la Agencia Tributaria con la Declaración del Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas), basándose en los datos de los que dispone (número de trabajadores, tipos de contrato, base de cotización, días trabajados, si ha habido algún Expediente de Regulación de Empleo y qué incidencia ha tenido respecto a la cantidad de días o número de horas de trabajo, etc.). Los empresarios deben solicitar la remisión de ese borrador de forma mensual y verificar que los datos son correctos, siempre en los plazos previstos legalmente.

También se han modificado los plazos de presentación y envío, puesto que se ha reducido un día el periodo de liquidación (del 30 de cada mes al 29). Se han mantenido las opciones de pago, esto es, domiciliación bancaria y pago electrónico pero también se han modificado dichos periodos.

¿Qué implicaciones ha tenido este cambio?

Este cambio ha supuesto un cambio radical a la forma de trabajar y las relaciones entre Administración y administrados, puesto que supone una mayor carga de trabajo para estos últimos y la necesidad de una mayor diligencia en la preparación y tramitación, además de la adaptación a un sistema totalmente distinto y novedoso al usado durante tantos años.

Para la Tesorería General de la Seguridad Social supone tener una mayor capacidad de control sobre los contribuyentes, con lo cual se pretende reducir el fraude y, por tanto, aumentar la recaudación.

Con esta explicación del cambio de herramienta de liquidación de cuotas a la Seguridad Social; ¿Realmente se pudo haber defraudado bastante?