Tendencias & Innovación

Contrato de coaching y la brecha de talento en la empresa digital

contrato de coaching

El contrato de coaching es la solución a la que recurren algunas empresas cuando perciben un cambio en su atmósfera y cultura. La transformación digital y sus consecuencias es, en ocasiones, el resorte que pone en marcha la toma de una decisión de este tipo, a medida que el lugar de trabajo tradicional se queda obsoleto.

Esta evolución, que suele denominarse también digitalización, provoca la introducción de enfoques de trabajo alternativos, como ilustran los siguientes ejemplos:

 

Creación de equipos de trabajo virtuales, en parte o en su totalidad.

  • Más teletrabajo.
  • Posibilidad de contar con compañeros con los que se colabora a diario pero que nunca se ha llegado a conocer en persona.
  • Necesidad de cohesionar un equipo donde perfiles multidisciplinares añaden un nuevo reto, como son sus distintas procedencias, idiomas, husos horarios y culturas.

En este escenario, el desarrollo del talento se ha vuelto más difícil y, sin embargo, en un entorno de mercado tan cambiante y dinámico como el actual, resulta más necesario que nunca.

El contrato de coaching surge como solución para cerrar la brecha entre los recursos humanos los planes globales de talento de la empresa.

 

Cómo ayuda el contrato de coaching a la empresa globalizada

No todas las empresas tienen las mismas capacidades, ni llevan a cabo un liderazgo igualmente efectivo, sin embargo, entre los objetivos compartidos por unas y otras está el garantizar la supervivencia del negocio, posicionarse en el mercado, aumentar la base de clientes y afianzar y retener a los que ya se tienen.

Pero, sin un equipo profesional capacitado, motivado, comprometido, experimentado y alineado con las metas corporativas es imposible llegar hasta allí. El contrato de coaching consigue dotar a la organización de los recursos de los que carecía, en el momento más necesario.

Las formas en que el contrato de coaching con una empresa externa ayuda al negocio son muy diversas, aunque destacan las siguientes:

 

  • Ahorrar tiempo y agilizar la entrega de resultados. Al apostar por el outsourcing, ya no es necesario esperar a que los responsables del área de RR.HH. se especialicen o completen su formación que les habilite a trabajar como coaches.
  • Se ayuda a todos los empleados, incluyendo a los del área de Personal, a desarrollar más autonomía, confiriéndoles las habilidades necesarias para resolver problemas y crear soluciones por sí mismos.
  • Reducir la carga de trabajo del Departamento de gestión de personas, permitiendo a los profesionales de esta área centrarse en otros asuntos.

 

La organización al completo de beneficia del conocimiento experto, la experiencia y la metodología de la empresa con quien se vincula a través del contrato de coaching para llevar a cabo esta labor.

Elegir a la compañía con la que se firmará un contrato de coaching es una decisión importante que debe hacerse pensando en las necesidades del negocio, no sólo en presente, sino también con la vista puesta en unos años por delante. De esta forma, el asesoramiento que se reciba se ajustará mejor a los objetivos empresariales, resultando mucho más efectivo.