Tendencias & Innovación

Cómo aprovechar las fortalezas personales de tus empleados

fortalezas personales

Todas y cada una de las personas que forman parte de una empresa tienen fortalezas personales. Quienes saben detectarlas cuentan con una increíble ventaja a la hora de resolver problemas y de alcanzar sus objetivos empresariales.

En este post te explicaremos:

  1. En primer lugar, cómo detectar las fortalezas personales de los empleados de cualquier empresa.
  2. En segundo lugar, cómo aprovechar de forma rentable algunas fortalezas personales de gran valor que muchas veces se pasan por alto.

 

Pasos para detectar fortalezas personales en los empleados de una empresa

En el entorno empresarial, muchas fortalezas personales quedan eclipsadas debido al ambiente o a las condiciones de trabajo. Por ejemplo, una persona con un nivel excelente de creatividad, pero que trabaja en tareas administrativas, no podrá sacar a relucir esas habilidades.

Es por ello que, si queremos detectar fortalezas personales en los empleados de una empresa, necesitamos crear ambientes y situaciones que nos lo permitan. En este sentido, proponemos a continuación una serie de pasos que cualquier empresa puede seguir:

  1. Elaborar un listado de las fortalezas personales que nos gustaría detectar en nuestros empleados. Pueden ser fortalezas creativas, emocionales, sociales, persuasivas…
  2. Planificar situaciones en las que puedan manifestarse las fortalezas personales que hemos incluido en la lista. Algunos ejemplos: píldoras formativas, dinámicas de grupo, reuniones semanales…
  3. A la hora de celebrar los eventos que hemos elegido en el segundo paso, contar con un profesional en cada materia que pueda detectar las fortalezas personales deseadas. Por ejemplo, si queremos detectar habilidades emocionales en nuestros empleados, llamaremos a un experto en inteligencia emocional.
  4. Tras la celebración de cada evento, hacer un análisis de las fortalezas personales detectadas en cada empleado.

Una vez que hemos llegado a este punto, dispondremos de un listado de fortalezas personales que se corresponderán con unos u otros de nuestros empleados. Entonces llega el momento de poner en marcha lo que vamos a ver a continuación.

 

Fortalezas personales: algunos ejemplos de cómo aprovecharlas

Ya hemos detectado una serie de fortalezas personales en cada uno de nuestros empleados. Bien, ahora tenemos que pensar cómo utilizarlas de forma que nos ayuden a aumentar los beneficios en la empresa.

Esos beneficios no tienen por qué ser necesariamente monetarios. Existen muchos otros, como por ejemplo:

  • Economizar tiempo.
  • Mejorar el ambiente laboral.
  • Conocer las preocupaciones de nuestros empleados, que impiden que expriman al máximo su potencial.

Tras llevar a cabo los pasos señalados en el punto anterior, es muy posible que nos encontremos con que uno de nuestros empleados reúne una o más fortalezas personales que no utiliza en sus tareas diarias. Estaremos entonces ante un desaprovechamiento del talento. Un ejemplo lo tenemos en un empleado con excelentes habilidades sociales y persuasivas que trabaja únicamente en contacto con ordenadores. Si nos encontramos con un caso así, debemos hacernos dos preguntas:

  1. ¿Esa persona quiere hacer lo que hace? Es posible que, a pesar de contar con excelentes habilidades sociales, lo que quiere ese empleado es trabajar con máquinas en lugar de con personas. En ese caso, poco podremos hacer.
  2. Si la respuesta a la pregunta anterior es “no”, ¿qué motivos hay para no cambiar su puesto de trabajo? En este caso, debemos analizar si esa persona es la única que puede hacer el trabajo que está haciendo. En caso de que no sea así, es probable que la empresa salga ganando si cambia a dicha persona a otro puesto en el que puedan brillar las fortalezas personales que hemos detectado en ella y cubra la vacante con otro perfil de empleado.

Además, no olvides que si un empleado no está a gusto con el trabajo que realiza, o si es consciente de que su talento está siendo desperdiciado, no dudará a la hora de aceptar una oferta de trabajo de otra empresa que le permita sacar a relucir sus fortalezas personales.

Si te interesan este tipo de cuestiones respecto a las relaciones entre empresa y empleados, es probable que encuentres de utilidad nuestro Master en Dirección de Recursos Humanos.