Tendencias & Innovación

Registrar nombre comercial: 7 aspectos a considerar

registrar nombre comercial

En la Oficina Española de Patentes y Marcas se puede registrar el nombre comercial que, deseablemente, lanzará una marca al éxito. Con esa denominación la empresa identifica su oferta y se diferencia de los competidores.

Al proceder al registro, la empresa da el primer paso hacia la protección de su propiedad industrial, salvaguardando así sus derechos, que podrán hacerse vale ante quien intente vulnerarlos por un periodo renovable de 10 años.

No hay que olvidar que no es lo mismo registrar nombre comercial que hacer lo propio con el nombre de la sociedad. Se trata de conceptos distintos y, por tanto, independientes.

 

Consejos para registrar el nombre comercial

Los mejores consejos a tener en cuenta a la hora de registrar nombre comercial para asegurar una protección efectiva del mismo son los siguientes:

  1. Entender por qué conviene registrarse. Las marcas registradas son un activo valioso para su empresa. La protección de marca registrada le otorga al propietario registrado el derecho exclusivo de usar la marca. Además, el registro de la marca es una prueba de que el propietario registrado es el propietario de la marca.
  2. Proteger la identidad de marca. Es posible registrar la mayoría de los nombres, lemas y logotipos como marcas comerciales. Cuanto más distintiva sea la marca, mayor será la posibilidad de que se pueda registrar y también la protección de marca que tendrá una vez que esté registrada. Por lo tanto, es importante identificar el aspecto clave de la identidad de marca y tratar de protegerla al registrar nombre comercial.
  3. Seleccionar los territorios clave. Las marcas son de carácter territorial. Por lo tanto, se debe registrar nombre comercial en los territorios clave de interés. Esto puede ser donde se está operando actualmente o donde se planea una expansión futura.
  4. Plantearse opciones de monetizar el nombre comercial. Una vez que se ha procedido al registro, se puede usar ese activo para, por ejemplo, obtener la licencia de marca o celebrar acuerdos de franquicia con terceros a cambio de una regalía.
  5. Ver la marca en sí como activo. Además de las licencias, se puede comprar y vender una marca. Una marca registrada es un activo identificable que atrae valor. Por lo tanto, desde que se termina de registrar el nombre comercial hay que trabajar para mantener la marca y su valor.
  6. Preservar el valor de la marca. Una vez registrada, es importante monitorizar el uso de una marca idéntica o similar por parte de terceros. Cualquier uso no autorizado puede infringir los propios derechos de marca registrada, lo que a su vez afecta el valor del nombre de la empresa y el negocio que la marca atrae. Por lo tanto, hay que esforzarse por mantener a los infractores a raya para minimizar el riesgo para su marca.
  7. Plantearse otras estrategias para aumentar la seguridad del nombre comercial. Puede resultar interesante proteger la marca a través de otros medios. Esto incluye derechos de autor y también el registro de nombres de dominio para la marca, dos opciones a considerar.

 

¿Cuándo vas a registrar tu nombre comercial? ¿Tienes claro cómo sacar todo el partido a tu marca a partir de ese momento?