Tendencias & Innovación

Qué es una patente y una marca

que es una patente

¿Qué es una patente? Muchos profesionales se hacen esta pregunta y, en un gran número de casos, la suelen confundir con una marca.

En este post veremos, en primer lugar, qué es una patente y qué es una marca, con el objetivo de diferenciarlas correctamente en las aplicaciones prácticas de la empresa.

Para finalizar, veremos un ejemplo que nos permitirá distinguir perfectamente lo que es una patente de lo que es una marca.

 

¿Qué es una patente?

Para la empresa, el término de patente guarda una relación muy estrecha con su departamento y sus acciones de I + D + i (investigación, desarrollo e innovación). Es en este departamento donde se suelen crear nuevos productos o tecnologías que, de un modo concreto, se distinguen de los ya existentes en el mercado.

Ebook GRATIS: Propiedad intelectual

Dado que las acciones de I + D + i se basan principalmente en la investigación científica, los productos y tecnologías desarrollados en esta área suelen apoyarse en productos o tecnologías ya existentes. Esta es la base de la ciencia, ya que, como decía Isaac Newton, “si he podido llegar tan lejos ha sido gracias a que me he subido a hombros de gigantes”. Sin embargo, esos productos o tecnologías surgidos de I + D + i deben aportar algo nuevo y diferente al mercado.

Es en ese momento cuando surge la pregunta “¿qué es una patente?”. Una patente es, sencillamente, una forma de adquirir derechos exclusivos sobre un producto o una tecnología que se ha desarrollado y que, como decíamos, es lo suficientemente distinta a todo lo ya inventado. La persona que ha desarrollado el producto o tecnología, o bien la empresa para la que trabaja, pueden acudir a la OEPM (Oficina Española de Patentes y Marcas) para registrar el invento y que nadie más puede utilizarlo ni explotarlo sin su consentimiento previo.

 

¿Qué es una marca?

Aunque las marcas también se registran en la OEPM, al igual que las patentes, son conceptos bastante distintos.

Una marca es una forma de identificación que se puede adquirir para asociar a un producto, a una empresa o incluso a un profesional en el mercado. Si una empresa va a lanzar un producto al mercado, la mejor forma de realizar estrategias y operaciones de marketing y publicidad con él es a través de una marca. Igual que las personas nos podemos identificar con un nombre, este producto se podrá identificar con una marca.

Sin embargo, para poder registrar una marca hay que tener en cuenta que:

  1. Podemos registrar una marca a partir de su denominación o bien a partir de su denominación y sus elementos figurativos, es decir, los visuales (imagotipo, tipografía, colores corporativos…).
  2. Solo podremos registrar el nombre comercial de una marca si no existe otra con un nombre similar en nuestro sector de actividad.

 

Un ejemplo que explica qué es una patente y qué es una marca

Para comprender definitivamente la diferencia entre una patente y una marca, imaginemos que una empresa ha conseguido desarrollar una tecnología increíblemente novedosa que permite instalar de forma económica cerradura electrónicas en todas las viviendas de la ciudad.

En ese momento, la empresa debe tener claro que:

  1. La tecnología que permite lograr esto, junto con toda la investigación científica que hay detrás, puede ser registrada como patente. De este modo, ninguna otra empresa podrá usar dicha tecnología para crear sus productos.
  2. Cuando lance al mercado este producto, lo hará bajo una marca comercial que permitirá identificar estas cerraduras electrónicas de otras que puedan surgir en el mercado y que ayudará a forjar su imagen corporativa.

Obviamente, esto es una explicación muy superficial de todo lo que implica la Propiedad Industrial. Si quieres aprenderlo todo sobre ella, visita nuestro Master en Propiedad Intelectual e Industrial.

 

Ebook GRATIS: Propiedad intelectual