Tendencias & Innovación

Máster Propiedad intelectual: derecho en la red

master propiedad intelectual

¿Llega la Ley de Propiedad Intelectual a la red? Es la pregunta que se hacen muchas personas que sufren vulneraciones de sus dominios en internet. La ciberocupación ha sido siempre un tema candente, pero ... ¿qué pasa cuando sucede lo contrario? En otras palabras: ¿se puede considerar un nombre de dominio como un derecho prevaleciente contra una marca comercial de la UE presentada o registrada más tarde? La respuesta es bastante ambigua, pero un Máster en Propiedad Intelectual te ayudará a despejar esa duda y muchas otras que surgen alrededor de un tema tan controvertido y de actualidad.

 

Marcas, dominios, la ley en Europa y un Máster en Propiedad Intelectual

Desde la aprobación de la Ley de Propiedad Intelectual, este se ha convertido en un tema recurrente. En torno a marcas, nombres comerciales y dominios en internet surgen cuestiones que, en muchos casos, acaban en litigios. El conocimiento que te aporta un Máster en Propiedad Intelectual te permite evitar malos entendidos, riesgos y sanciones, a la vez que te da las herramientas para proteger tus derechos si, por ejemplo, inicias un negocio online o deseas aconsejar a emprendedores, desde una posición de consultoría.

Para poder profundizar en estos temas, lo primero que habría que conocer es qué es un nombre de dominio.

A pesar de no existir una definición legal de este término, se podría decir que un dominio es una combinación de caracteres tipográficos que corresponden a una o varias direcciones IP numéricas, utilizadas para identificar una página web particular o un conjunto de páginas web en Internet.

Como tal, un nombre de dominio funciona como una dirección que permite referirse a una ubicación específica en Internet o también a una dirección de correo electrónico.

Los nombres de dominio están registrados en organizaciones llamadas "registradores de nombres de dominio". Y, para sorpresa de muchos, menos para los alumnos de un Máster en Propiedad Intelectual, aunque un nombre de dominio puede ser un activo comercial valioso, el registro de un nombre de dominio per se no es un derecho de propiedad intelectual.

La ley de propiedad intelectual no los incluye y, por eso, dichos registros no crean ningún tipo de derecho exclusivo sobre el propietario.

Las dudas surgen, en la mayoría en los casos por el concepto de "registro". La cuestión es que, en este contexto, al hablar de registro se hace referencia a un acuerdo contractual entre un registrante de nombre de dominio y el registrador de nombre de dominio.

En realidad, también es problemático considerar a la entidad o a los individuos como el "propietario" de un nombre de dominio. Quizás sería más apropiado considerar al titular del nombre de dominio como un simple inquilino de un "espacio virtual".

Sin embargo, después de haber aclarado que un nombre de dominio no es un derecho protegido por la ley de propiedad intelectual en sí, hay que puntualizar que el uso de un nombre de dominio puede dar lugar a derechos.

De hecho, dentro de la Unión Europea una nueva solicitud de marca puede ser rechazada (o incluso su registro cancelado) por este motivo. La razón se encuentra en la propia normativa, que establece que "una marca no registrada o de otro signo utilizado en el curso de un comercio de algo más que un simple significado local en el lugar y en la medida en que, de conformidad con la legislación de la Unión o la ley del Estado miembro que rige ese signo:

  1. a) los derechos sobre ese signo fueran adquirido antes de la fecha de solicitud de registro de la marca de la UE, o la fecha de prioridad reclamada para la solicitud de registro de la marca de la UE;
  2. b) ese signo confiere a su titular el derecho de prohibir el uso de una marca posterior.”

 

Por lo tanto, un nombre de dominio puede convertirse en un cuasi derecho de IP y, a través de su uso en uno o más países de la UE, puede adquirir protección como marca comercial no registrada o como signo comercial protegible que identifique el origen comercial según la legislación nacional aplicable.

Por último, pero no menos importante, hay que recordar que, como saben quienes cursan un Máster en Propiedad Intelectual, la Ley establece que, en la mayoría de los países europeos, un signo no registrado puede calificar como un derecho de propiedad intelectual relevante solo una vez que su uso ha sido sustancial, intenso e incluso reputado en ese mercado específico.