Tendencias & Innovación

Ley de Propiedad Industrial: diferencias en Europa

ley propiedad industrial

La Ley de Propiedad industrial pue proteger tu obra, sin embargo, a lo largo y ancho de la UE puede que su alcance varíe. En la mayoría de los países europeos, y más particularmente en la Unión Europea, la apariencia externa del producto que resulta de sus líneas, contornos, forma, textura, materiales, ornamentación, puede estar sujeta a dos tipos diferentes de protección de los derechos por la propiedad industrial e intelectual: derechos de autor y derechos de diseño. Sin embargo, la forma en que cada país regula esta protección puede variar.

 

¿Es homogénea la aplicación de la Ley de Propiedad Industrial en Europa?

A nivel europeo, los requisitos para la protección de los derechos de autor de los diseños no se han armonizado completamente y, por lo tanto, pueden variar según la jurisdicción. Por lo tanto, la legislación nacional de cada Estado miembro determina la medida en que se otorgan los derechos de autor de los diseños y las condiciones en que se encuentran.

Los derechos de autor generalmente protegen las obras artísticas, siempre que cumplan los criterios de creatividad y originalidad. Como regla general, para estar protegido por la ley de derechos de autor, un diseño debe ser el resultado de una creación intelectual personal y contener la impronta de la personalidad de su autor. El nivel de originalidad requerido se determina según la legislación nacional aplicable.

Además, los derechos de autor surgen automáticamente desde el momento de la creación de la obra y no se requiere registro u otra formalidad.

Además de los derechos de autor, los artículos creados o algunas partes de ellos pueden beneficiarse de la protección de los derechos de diseño. Las leyes de los Estados miembros nacionales sobre la protección del diseño industrial en la Unión Europea fueron armonizadas en gran parte por las disposiciones de la Directiva 98/71 / UE.

Como se describió anteriormente, a nivel de la UE, la apariencia de todo o parte de un producto resultante de las características puede beneficiarse de la protección de los derechos de diseño.

 

¿Cómo se puede proteger un diseño en Europa?

En general, para protegerse, un diseño debe ser nuevo y original, presentando carácter individual y no funcional. Lo que dice la Ley de Propiedad Industrial varía en las diferentes jurisdicciones, puesto que se encuentra distintas definiciones de novedad y carácter individual, no obstante, existen criterios comunes:

  1. Un diseño se considerará nuevo si no se ha puesto a disposición del público un diseño idéntico antes de la fecha de presentación de la solicitud de registro o la fecha de prioridad si se reclama. Esto significa que el nuevo diseño debe variar en algo más que "detalles inmateriales" de otros diseños existentes.
  2. Para que un diseño se considere que tiene carácter individual, la impresión general que ese diseño produce para el usuario informado debe ser diferente de la producida por diseños anteriores tomados individualmente. El "usuario informado" es una ficción (usuario imaginario) y se refiere a una persona con conocimiento de diseños en el campo de actividad aplicable.

 

Hay que tener en cuenta que en algunos países puede obtenerse protección acumulativa tanto por derecho de autor como por leyes de diseño (es lo que sucede, por ejemplo, en Francia, donde se aplica el principio de "unite de l’art", que se refiere al hecho de que el derecho a la protección de los derechos de autor para las obras de arte aplicadas y otras se determinará con los mismos criterios.

La protección de los derechos de diseño otorga a su titular el derecho exclusivo de usar su diseño: hacer, ofrecer, poner en el mercado, importar, exportar o usar el producto en el que se incorpora el diseño o al que se aplica, y para evitar que terceros lo usen sin tener el consentimiento para ello.

Dicha exclusividad se limita a los actos de carácter comercial para el territorio de protección ya que los derechos de diseño que protege la Ley de Propiedad Industrial tienen carácter territorial y la protección se aplica dentro del territorio pertinente.

 

¿Dónde se adquieren los derechos de diseño?

En principio, los derechos de diseño se adquieren mediante el registro en la oficina de propiedad intelectual correspondiente. Existen diferentes formas de adquirir protección de diseño:

  1. a)  Mediante el registro nacional.
  2. b)  A través del registro de diseño comunitario.
  3. c)  Recurriendo al sistema internacional para el registro de diseños industriales.

 

Comenzar con una solicitud nacional en un país puede ser una buena estrategia si se busca la protección de la Ley de Propiedad Industrial para un producto en el que se incorpora el diseño pero que no se fabrica ni comercializa todavía. Si se desea proteger los diseños en distintos países de la UE, la solicitud de un diseño comunitario registrado, a través de la Oficina de Armonización del Mercado Interior de la OAMI, suele ser la mejor opción, ya que los trámites se reducen considerablemente: solicitud única, idioma único de presentación, gestión única de la solicitud y del derecho, y costes significativamente más bajos.

Una vez registrado, el diseño comunitario es válido en los 28 estados miembros de la UE, donde queda protegido por la Ley de Propiedad Industrial. Este registro es renovable cada 5 años, hasta un máximo de 25 años.