Tendencias & Innovación

Derechos reservados: protección efectiva

derechos reservados

 Los derechos reservados denotan la propiedad intelectual del autor de algún tipo de trabajo creativo como un libro, una canción, un programa de ordenador o una aplicación. Proteger los derechos de autor es esencial para que nadie pueda usarlo sin su permiso.

Aunque existe el copyright, el uso de la expresión "todos los derechos reservados" puede formar parte de la estrategia de protección de derechos de autor.

 

 

Cómo proteger los derechos de autor

Convertirse en el propietario de un derecho de autor es más simple de lo que se pueda imaginar. En el momento en que alguien crea su trabajo, posee los derechos de autor: no tiene que registrar esos derechos de autor ni dar ningún tipo de aviso sobre el trabajo en sí.

Sin embargo, registrar sus derechos de autor en el Registro de la Propiedad Intelectual es una decisión inteligente, ya que facilita la aplicación de los derechos reservados de autor en caso de infracción o si se produjera el uso o explotación de su trabajo sin su permiso.

El registro proporciona una prueba clara de que el autor lo es y, por tanto, queda reconocido como propietario.

 

¿Es necesario declarar que están todos o algunos derechos reservados?

El autor no está obligado a poner una declaración de derechos reservados de autor en ningún trabajo que cree, tanto si lo ha registrado, como si no. No obstante, puede ser una buena idea indicar que esos derechos de autor están protegidos, como advertencia del impedimento para el uso no autorizado de su trabajo.

La mayoría de los creadores conservan todos los derechos sobre su obra, aunque también es posible:

  • Reservarse solo algunos derechos.
  • Dejar todo el trabajo como de dominio público, sin reservar ningún tipo de derechos.

Así, se pueden hacer tres tipos de indicación diferente:

  • Todos los derechos reservados. Suelen acompañarse de un aviso de copyright, que se completa con este símbolo: ©.
  • Algunos derechos reservados. De este modo, se permite que otros utilicen el trabajo, pero solo en los términos que el autor concreta. Esto puede ser, por ejemplo, solo si se otorga el crédito adecuado o solo en situaciones específicas, por ejemplo, con fines educativos.
  • Licencia Creative Commons. Una organización sin fines de lucro llamada Creative Commons busca actualizar las leyes y prácticas de derechos de autor a través de su sistema de licencias, que permiten elegir entre los diferentes tipos de utilización que se desea permitir, generalmente para usos no comerciales y gratuitos. En el caso de las fotografías o vectores, por ejemplo, se pueden subir a una plataforma, como Flickr, que tiene incorporadas las opciones de licencia de Creative Commons.

 

El significado de la expresión “todos los derechos reservados" es evidente por sí mismo, aunque, en realidad hace mención a la protección de la propiedad intelectual y al copyright, que está regulado en el artículo 146 de la Ley de Propiedad Intelectual en nuestro país.