Tendencias & Innovación

Cibercrimen, reputación y ventaja competitiva

cibercrimen

Las violaciones de datos siempre han estado presentes desde el momento en que las empresas empezaron a recoger y conservar información personal. Pero, se ha notado un repunte en el cibercrimen como consecuencia de la proliferación de big data, los avances tecnológicos y la digitalización en la última década.

Y es que, aprovechando estos desarrollos, el cibercrimen está evolucionando. Los delincuentes han centrado su atención en la parte más vulnerable de las empresas: los datos almacenados. Por eso, ahora, ha aumentado el riesgo de conservar información sensible. Las consecuencias de la pérdida o exposición de estos datos son más graves que nunca.

La realidad nos muestra que, desde 2005, no deja de aumentar el tamaño y el alcance de las brechas de seguridad, causando efectos negativos en las empresas que son víctimas y en muchas de las personas que, como consecuencia de ellas, ven su privacidad vulnerada.

 

Reputación dañada: contraproducente para construir una marca

Una vez que se publica cualquier información en la red, es probable que permanezca allí para siempre, sin importar los intentos que se hagan por borrarla. Imagina que el último correo electrónico enviado, ese que contenía información confidencial y que probablemente tenía un destinatario previsto, se hiciese público. En esto consiste el cibercrimen.

Probablemente el emisor del mensaje no deseaba que esa información fuese vista por nadie excepto el destinatario. Lamentablemente, podría hacerse público fácilmente si se piratease su cuenta. Y es que, hoy día, cuando se almacena algo en línea: imágenes, archivos o documentos, se corre el riesgo de que los datos se expongan al público. Las consecuencias para la reputación del negocio son devastadoras:

  • Impacto en la lealtad del cliente y denuncias. Según los resultados de una encuesta global realizada recientemente sobre violaciones de datos y el impacto duradero que tienen en la lealtad del cliente; la exposición o el robo de datos confidenciales de los clientes tendrán un efecto negativo en su relación con la organización que ha sufrido el problema de seguridad. Casi el 95 por ciento de los encuestados indicaron que considerarían acciones legales contra cualquiera de las partes involucradas.
  • Abandono de clientes. Además, el mismo estudio indica que la mayoría de los clientes estarían dispuestos a romper completamente los lazos con una organización que ha sufrido una brecha de seguridad. Casi dos tercios de los encuestados indicaron que terminarían su relación con una organización después de que su información personal hubiera sido expuesta, que nunca regresarían, y que, ciertamente, nunca recomendarían la compañía a otros. En esencia, una violación de datos resulta en la erosión de la confianza del cliente.

 

Cibercrimen y daño a la propiedad intelectual: pérdida de ventaja competitiva

Sin disminuir los efectos de la exposición de información confidencial del cliente, el cibercrimen y las filtraciones de datos también pueden tener un impacto negativo en la ventaja competitiva de una empresa.

Ideas de negocios, campañas de marketing o planes de expansión de negocios son ejemplos de propiedad industrial. Si son robados o expuestos pierden valor automáticamente, hasta el punto de que podría suceder que cualquiera de ideas se convirtiese en inútil o ineficaz, provocando daños graves para el crecimiento del negocio y el aumento de los ingresos, especialmente si aterrizan en manos de sus competidores.

Políticas y herramientas tecnológicas son, junto con la información y capacitación el personal, los medios al alcance de las organizaciones para protegerse contra las nefastas consecuencias del cibercrimen.