Tendencias & Innovación

Inteligencia artificial y gestión de calidad

gestion de calidad

¿Cómo está mejorando la gestión de calidad en la era digital? ¿Hasta dónde pueden llegar los robots y el aprendizaje automático en este campo? Seguramente, al hablar de soluciones informáticas avanzadas aplicadas a la gestión de la calidad, lo primero que se piensa es en el control. Y, sí, es uno de sus usos, pero no el único.

La inteligencia artificial (IA) contribuye a optimizar la gestión de calidad en las operaciones y procesos, reduce costes, minimiza errores y ayuda al negocio a ganar en agilidad. ¿Quieres saber cómo?

 

Nuevos tiempos para la gestión de calidad y el control

Primero fue la automatización, después la inteligencia predictiva y, hoy día, la gestión de calidad vuelve a tomar impulso, continuando su proceso de transformación a mejor, esta vez gracias a las aplicaciones de inteligencia artificial.

Mejora la seguridad, se ve reforzado el cumplimiento y se gana un control superior, ya que las herramientas que integran la gestión de calidad con IA permiten conocer en todo momento:

  • El número total de incumplimientos que se han producido en un determinado periodo.
  • El número de incidentes (que no han llegado a producir consecuencias y, por tanto, no pueden calificarse de accidentes) que han tenido lugar durante el curso de una operación o en el desarrollo de un proceso.
  • El tiempo que lleva completar las acciones preventivas para minimizar el riesgo.
  • El tiempo necesario para definir e implementar las acciones correctivas que ha hecho falta aplicar.

La ventaja de este tipo de soluciones es que tienen capacidad suficiente para centralizar todos los elementos de riesgo, lo que permite a los usuarios evaluarlos automáticamente. De este modo, es posible generar informes con gran agilidad para identificar brechas de alto riesgo que de otra manera pasarían desapercibidas y actuar sin retrasos evitando incidentes potenciales.

 

Talento y gestión de calidad

La inteligencia artificial se centra en algoritmos dinámicos que aprenden de experiencias anteriores basadas en datos, como la gestión de auditoría automatizada y los procesos de capacitación de empleados.

La gestión de calidad se ve mejorada con la llegada de la inteligencia artificial, que hace posible la adquisición de capacidades superiores, como las derivadas de las herramientas de capacitación automatizadas de los empleados, que consiguen:

  • Integrar los datos de los empleados.
  • Crear registros, registrarlos y vincularlos entre sí y con los requisitos aplicables.
  • Integrar toda esta información con el control de documentos.
  • Automatizar las pruebas.
  • Apoyar la gestión del cambio.

 

Cuando la plantilla recibe la capacitación adecuada se está avanzando hacia un modelo de calidad más completo, eficaz y sostenible. Contar con un software de capacitación del empleado ayuda a conseguir que los procesos se lleven a cabo de forma intuitiva y automática.

Los desarrollos actuales de IA están alterando el mundo de la percepción visual, el reconocimiento de voz, la toma de decisiones y la traducción entre idiomas. Existen cientos de formas de inteligencia artificial que, apoyando al sistema de gestión de calidad general, pueden aumentar la confiabilidad de los resultados, ofreciendo un mejor rendimiento, tanto a nivel individual como de organización.