Tendencias & Innovación

MBA y el éxito en tu proyecto de empresa

proyecto de empresa

¿Sabes que cursar un MBA puede ayudarte en tu proyecto de empresa? Puede que ya tengas una idea en mente, que estés dando los primeros pasos hacia la creación de una startup o que te plantees iniciar tu propio negocio. 1.539.803 autónomos y 1.312.287 PYMEs (iPYME) demuestran que España es un país de emprendedores. Sin embargo, no todo son ganas y motivación, hace falta completar ese proyecto de empresa con conocimientos, habilidades y perspectiva… precisamente lo que te puede aportar el plan de estudios de un MBA en una buena escuela de negocios.

 

Por qué mi proyecto de empresa mejorará con un MBA

Dar el salto de empleado a empresario es un sueño recurrente que, sin embargo, puede terminar en rotundo fracaso cuando no se cuenta con la base adecuada. El proyecto de empresa necesita del respaldo de una visión de negocios y un profundo conocimiento del mercado, requiere de un gerente con habilidades analíticas y de liderazgo y ha de sujetarse a una minuciosa planificación.

¿Crees que podrías enfrentarte al proceso de creación de una nueva compañía con éxito? Mejor ir sobre seguro. El plan de estudios estructurado de un MBA complementa la creatividad e innovación que ya tienes, ayudándote a prosperar en un mercado competitivo con los conocimientos de negocio que te hacen falta.

Con la ilusión de tu futuro proyecto de empresa, un MBA te permitirá:

  • Mejorar tu preparación de cara a la realidad del mercado: estos estudios superiores moldearán tus ideas y conocimientos prácticos esenciales sobre administración de empresas, refinando tu visión sobre los negocios y ayudándote a desarrollar habilidades clave de análisis, que te darán una gran ventaja en el mercado.
  • Enfrentarte a los desafíos del emprendimiento con mayores garantías de éxito: muchas veces, por bien atados que se tengan todos los cabos de un proyecto de empresa, la realidad termina sorprendiendo a sus responsables. Esto no sucede si cuentas con la experiencia práctica y los estudios de casos que te enseña la maestría, a través de los que aprenderás cómo superar los problemas de negocios internacionales y desafíos comerciales más comunes.
  • Desarrollar habilidades clave: liderazgo, negociación, resolución de problemas o comunicación son capacidades que te pueden hacer sobresalir como empresario. Si no cuentas con ellas de forma natural, te hace falta ese paso por una escuela de negocios, cuyo método resultará determinante para el éxito en tu emprendimiento.
  • Construir un currículum más sólido: de cara a encontrar socios de negocio o inversores, el título MBA es la llave que más puertas te puede abrir. Superar las pruebas y graduarte es sinónimo de conocimiento, actualización y competitividad. Así lo verán quienes busquen una buena oportunidad para asociarse en un proyecto interesante o invertir en una empresa con altas probabilidades de éxito.
  • Formar parte de una red de contactos muy valiosa: en la que se incluyen desde tus compañeros de MBA, hasta el cuadro docente o las compañías con las que la escuela de negocios tenga acuerdos. El proyecto de empresa que tienes en mente necesitará de futuros clientes, de asesores, socios y colaboradores y puede que, la experiencia de cursar un MBA te ayude a conocer a muchos de ellos.