Tendencias & Innovación

Máster en Administración de Empresas y startups

administracion de empresas

A diferencia de lo que muchos creen, el MBA no está relacionado con el emprendimiento. La idea, la pasión y la motivación son lo que hace que muchos empresarios del futuro se embarquen en un proyecto de negocio y, en este estadio el Máster en Administración de Empresas no marca la diferencia.

No hay ningún título profesional ni certificación, ni siquiera la de MBA que resulte esencial para convertirse en un emprendedor exitoso. Sin embargo, sí que está demostrado que la formación puede cambiar el futuro de una empresa.

Un MBA ayuda a dirigir una empresa, a lidiar con sus principales problemas y a potenciar su competitividad. Quienes más partido sacan a un Máster en Administración de Empresas son quienes cuentan con negocio que ya está en funcionamiento.

Aunque puede servir para despejar dudas y pone una dosis de realidad en las etapas previas a la creación de una empresa, el aprovechamiento de sus enseñanzas, de la experiencia que da y de la red de contactos que pone al alcance de los alumnos se maximiza cuando ya se está inmerso en una iniciativa de negocio.

Un MBA no prepara para construir una nueva empresa, no se centra en el descubrimiento ni pone el foco en el desarrollo de una idea de negocio. Los estudios en Administración de Empresas siempre resultan positivos para los emprendedores, aunque no son estrictamente necesarios para montar una start up.

 

Cómo los conocimientos en Administración de Empresas benefician a una start up

Existen 4 razones que prueban que lo aprendido en un Máster en Administración de Empresas beneficia a los emprendedores y a sus startups. Se trata de las siguientes:

 

  • En las primeras etapas de un negocio, todos los modelos comerciales tienen suposiciones no probadas que pueden llegar a resultar complicadas de gestionar. Factores como la disposición del cliente a pagar por un producto, los segmentos de clientes o el nivel de demanda son muy difíciles de verificar y, sin embargo, se trata de incógnitas más fáciles de resolver con el conocimiento que aporta un MBA.
  • Una vez que la start up ya está en marcha, cuestiones relacionadas con la ejecución del modelo de negocio, la contabilidad de costes o el marketing sólo pueden resolverse óptimamente cuando se cuenta con una buena base de conocimiento, como la que aporta un MBA.
  • Los estudios de Administración de Empresas enseñan a identificar las pérdidas y a cómo gestionar mejor el tiempo.
  • Todas las formas de planificación requieren planes de negocios estratégicos que sean probados para poder sobrevivir en la feroz competencia, algo a lo que es difícil enfrentarse si no se han cursado estudios en Administración de Empresas.

 

Un MBA hace posible lograr más claridad en las operaciones diarias y enfocarse en el futuro. Además, en los primeros pasos como emprendedor, un programa de Administración de Empresas ayuda a crear modelos de negocio independientes que permitirán descubrir los puntos de desarrollo más importantes para optimizarlos.  

 

¿Conoces el Executive MBA de OBS Business School?