Tendencias & Innovación

Maestría en Administración y Dirección de Empresas: reservada a los mejores profesionales

maestria en administracion y direccion de empresas

Una Maestría en Administración y Dirección de Empresas, como el Executive MBA de OBS Business School, es el mejor precursor a la apertura de un negocio propio, un cambio de puesto o un aumento de responsabilidad o un giro a la trayectoria profesional. Sin embargo, lo que muchos no saben es que este tipo de especialización es bastante diferente a una Maestría de Gestión.

¿Estás dudando entre las dos titulaciones? ¿No sabes si la Maestría en Administración y Dirección de Empresas es para ti? Compara ambos y encuentra respuesta a todas estas cuestiones.

 

Maestría en Administración y Dirección de Empresas: un salto cualitativo

La Maestría en Administración y Dirección de Empresas supone un salto cualitativo en la trayectoria de cualquier profesional en ejercicio y precisamente ésta es la principal diferencia entre este tipo de titulación y la Maestría en Gestión porque, si bien este último está abierto a cualquier graduado universitario, no ocurre lo mismo con el MBA.

Para poder cursar un MBA suele ser imprescindible cumplir con un requisito: tener experiencia laboral.

Quienes acaban de completar su Ingeniería o Licenciatura y buscan una posición de entrada en alguna empresa de su industria de preferencia no suelen tener cabida en el alumnado de una Maestría en Administración y Dirección de Empresas. De hecho, dan el perfil para entrar en una Maestría en Gestión, donde:

  • La mayoría de alumnos son recién titulados.
  • Carecen de experiencia profesional en su campo.
  • Buscan iniciar su andadura en el mundo laboral y esperan que la Maestría les ayude a conseguirlo.
  • Por lo general, su media de edad es inferior a la de los alumnos de un MBA.

A diferencia de la Maestría en Administración y Dirección de Empresas, en una de Gestión el foco se pone en la teoría en vez de en la práctica. Aunque sí que existen casos de estudio, proyectos y prácticas en empresas como parte del programa, el centro del plan de estudios no es fortalecer la aplicación de técnicas de negocio, que es lo que ocurre en un MBA.

Los alumnos de una Maestría en Administración y Dirección de Empresas ya tienen un recorrido en el mundo de la empresa, bastante claras sus metas y buscan trabajar sus puntos débiles, desarrollando nuevas habilidades que les ayuden a:

  • Ganar en especialización.
  • Mejorar su conocimiento de determinadas áreas de negocio.
  • Actualizarse y alinearse con las nuevas tendencias y tecnologías.

Las salidas profesionales, salarios medios y oportunidades que esperan a los alumnos de uno y otro tipo de maestría también son bastante distintas. Mientras que quienes concluyan con éxito su MBA podrán optar a puestos de alta gestión, los titulados en una Maestría de Gestión sin experiencia laboral previa tendrán que conformarse con posiciones de entrada desde las que ir escalando.

Quizás en unos años se planteen cursar una Maestría en Administración y Dirección de Empresas para ampliar sus posibilidades dentro de la empresa o en otra industria, lograr un aumento de sueldo o iniciar su propia aventura empresarial.

¿Ya sabes qué tipo de Maestría se adapta mejor a tu perfil y opciones?