Tendencias & Innovación

Dirección de una empresa: las 3 claves del cambio que determinarán tu futuro

direccion de una empresa

La innovación es considerada como el Santo Grial para los proveedores de servicios de hoy en día. Pero poder convertir buenas ideas en valor para los usuarios finales en una industria en rápido movimiento es difícil y plantea importantes retos a la Dirección de una empresa.

Cuando la compañía se encuadra en un entorno operativo y de sistemas complejo, con millones de clientes y múltiples líneas de negocios, y se encuentra compitiendo con nuevos participantes ágiles ofreciendo propuestas comerciales mucho más simples los problemas se multiplican.

Y si, además, a esta ecuación se suman los continuos cambios regulatorios, los desafíos que deben superar los líderes organizacionales empiezan a resultar preocupantes.

¿Cómo conseguir que la Dirección de una empresa se integre en esta nueva dinámica para dirigir con éxito sus operaciones?

 

Dirección de una empresa: los cambios pueden también ser a mejor

Pese a que la incertidumbre no resulta cómoda a la Dirección de una empresa, es preciso aceptar que vivimos una época de transformación, para mantenerse por delante de la competencia y hacer crecer el negocio de manera rentable.

Una vez se asume la necesidad de evolucionar, hay que procurar que los cambios sean sólo a mejor y, para eso, puede ser necesario revisar los estilos de liderazgo, cualidades, habilidades y enfoques que tendrán que reunir los CEO que quieran llevar a sus empresas al éxito. En concreto, quienes ostentan cargos de responsabilidad en la Dirección de una empresa deberán:

  1. Entender que los estilos de gestión están cambiando. Hoy día, el CEO no es un líder local, sino global. El CEO típico ha trabajado en diferentes países y ha desempeñado distintas funciones en su empresa. A esta diversidad profesional hay que añadir el foco en estilos de colaboración, los que permiten establecer relaciones a largo plazo con proveedores, alianzas más provechosas con sus socios y vínculos sólidos con sus clientes. los proveedores de servicios escalar hacia el futuro. Esto significa abrazar estilos de liderazgo como el tipo coaching y estilos de afiliación, que valoran la contribución del trabajo en equipo para alcanzar los objetivos. Por último, en la Dirección de una empresa no deberían faltar perfiles más tecnológicos. La pasión por la innovación proporciona el mayor valor a la organización a través de nuevas ideas y estrategias alternativas.
  2. Abrir la puerta a nuevos talentos en la Dirección de una empresa. Al CEO y CIO se suman el CTO, CFO, CPO o el CISO, entre otros. La cara cambiante de C-suites no solo cambiará el estilo de liderazgo del CEO, sino que aportará a la cúpula de la organización una visión más amplia, especializada y estratégica. Es el origen de nuevas oportunidades y la forma de consolidar el negocio en plena era digital. Además, no hay que olvidar que, debido a la fuerza que está tomando el reclutamiento interno, es probable que el equipo de C-suite de hoy sea el caldo de cultivo para futuros CEO.
  3. Innovar y minimizar las barreras de gastos y riesgos. La falta de recursos y la ausencia de una estrategia clara pueden constituir barreras para el éxito de un negocio. La Dirección de una empresa ha de luchar contra estas limitaciones trabajando por ampliar su capacidad para crear estructuras organizacionales que respalden la innovación y el cambio.

 

El futuro empieza hoy y la Dirección de una empresa debe adoptar un enfoque proactivo para liderar el cambio y posicionarse en la industria. Convertir buenas ideas en resultados concretos rápidamente, reunir una variedad de habilidades y apostar por un enfoque de colaboración para la innovación acelera el valor del negocio.

¿Está la Dirección de tu empresa preparada para un futuro prometedor? ¿Conoces la Maestría en Dirección de Empresas de OBS Business School?