Tendencias & Innovación

Gestión de marcas: el método de las 5s

gestión de marcas

En los años 60 del siglo pasado, la multinacional Toyota ideó un sistema de gestión empresarial que se ha venido aplicando en distintos sectores y se ha constituido en una referencia para la gestión de marcas: es el denominado sistema japonés de las 5s, cuya función es evitar que el caos se apodere de las organizaciones.

Su nombre se debe al enfoque en el que predominan los cinco elementos esenciales en la cultura japonesa a la hora de la gestión empresarial: Seiri (orden), Seiton (conciencia de la situación), Seiso (limpieza), Seiketsu (prevención) y Shitsuke (mejora continua).

En este caso, la novedad no es tanto la aplicación del sistema de las 5s en la estructura de una organización, algo que ya ha sido tratado en numerosas ocasiones. Más bien, de lo que se trata es de ver cómo este sistema puede influir en la buena gestión de una marca para un oportuno posicionamiento en el mercado.

 

¿Cómo aplicar las 5s a la gestión de marcas?

Pasemos entonces al plano práctico. ¿Cómo crees tú que debes empezar a aplicar el sistema de las 5s para una adecuada gestión marcas? A continuación te mostramos algunas preguntas que debes hacerte durante este proceso. Toma nota:

  • Qué elementos le sobran a tu marca:

Empieza por el principio: limpieza. Es necesario que revises si todos los elementos que dan forma a tu marca empresarial son necesarios y si en realidad le aportan las ventajas que tú crees. A veces nos empeñamos en seguir unos patrones que, en el fondo, acaban siendo contraproducentes. Este primer análisis va de eso.

  • Qué elementos disfuncionales deben ser revisados:

Lo más normal es que, tras realizar el paso anterior, salgan a la luz elementos a los que debas darle una vuelta para que sigan funcionando. Ojo, aquí no hablamos de eliminarlos; se trata de buscar la manera para que vuelvan a tener el brillo que en algún momento tuvieron.

  • Qué elementos necesitas para mejorar:

Ahora bien, todo cambio en la gestión de marcas requiere una mirada hacia todos aquellos elementos que aún no forman parte de tu marca pero que, sin duda, la harían mucho mejor de lo que ahora es. Aquí el postulado es sencillo: incorporar aquello que puede potenciar tu marca.

  • Qué elementos son viables de incorporar a tu marca:

Pero ojo: quizá encuentres algunos elementos que sin duda harían mejor tu marca, pero a los cuales es prácticamente imposible acceder o que se salen de tu alcance. Ten siempre los pies en la tierra y no mires por encima de tus posibilidades reales.

  • Qué necesitas para la sostenibilidad del sistema:

Por último, habiendo incorporado elementos viables a tu marca y tras deshacerte de otros que ya no generaban ningún aporte, lo importante ahora es ver cómo puedes garantizar la gestión de tu marca en esos términos y en el medio y largo plazo. No puede ser flor de un día; tiene que ser un proyecto que aspire a permanecer en el tiempo y que consolide la identidad corporativa de tu empresa.

 

Como vemos, el sistema japonés de las 5s no sólo puede aplicarse a la estructura de una empresa, sino también a la gestión de marcas. Recuerda la fórmula mágica: ordenar, tener sentido de la situación, limpiar, prevenir y mejorar. ¿Por dónde quieres empezar?