Tendencias & Innovación

Comunicación estratégica: 6 mejores prácticas social media

comunicacion estrategica

La comunicación estratégica tradicional se caracterizaba por ser unidireccional. Tenía un tono jerárquico evidente y, salvo contadas excepciones, se basaba en mensajes donde todo estaba muy controlado. Pero esto ha cambiado. En plena era social media, el intercambio de información en las redes proporciona a la empresa un vehículo alternativo para transmitir su mensaje.

En este nuevo entorno, las reglas del juego han cambiado bastante. Se trata de un medio totalmente democrático, donde todo el mundo puede participar y cada usuario es libre de expresar su opinión. Puede considerarse, además, un estilo de comunicación estratégica mucho más dinámico, puesto que puede lanzarse en tiempo real, como respuesta a un acontecimiento. De la misma forma, esta inmediatez caracteriza también a la retroalimentación que se consigue y que puede ser muy beneficiosa para la organización.

La comunicación estratégica puede ganar en transparencia, ayudar a generar compromiso por parte de los empleados y resultar, en esencia, más efectiva, cuando se apoya en las redes sociales. Sin embargo, para aprovechar todas sus ventajas, también hay que conocer algunas mejores prácticas.

 

Comunicación estratégica en redes sociales: cómo hacerla más efectiva

Tu experiencia en iniciativas de comunicación estratégica previas te servirá para obtener buenos resultados. Aunque, si lo que quieres es marcar la diferencia, necesitas tener en cuenta que, al usar los medios de comunicación social como soporte para tu mensaje:

  • El contenido es esencial. Evita las palabras vacías, los rodeas y cualquier forma de expresión que pueda llevar a la confusión. Apuesta por la calidad, en el fondo, por supuesto, pero también en la forma. El usar redes sociales no significa que se puedan perder de vista las normas ortográficas o gramaticales ni las reglas de estilo.
  • Entiende la comunicación como un diálogo, no como un monólogo ni como un dictado. Ten en cuenta que tu comunicado recibirá respuestas, positivas y negativas. Felicitaciones, críticas, likes, retweets… Si lo tienes previsto, puedes plantear el mensaje como el inicio de un intercambio, para demostrar tu apertura; y, al mismo tiempo, tener preparadas tus respuestas, para enviarlas a tiempo a la red una vez que vayas recibiendo los primeros feedbacks.
  • Céntrate en las redes sociales donde está tu audiencia. Piensa en los rasgos que la caracterizan, en cómo aportarles valor y profundiza en su demografía. Averigua los lugares por donde se mueve en internet y las redes sociales que más usa. Haz una selección y asegúrate de enviar tus mensajes de comunicación estratégica por esos medios, con la frecuencia idónea.
  • Procura que el contenido que crees resulte fácil de compartir, de esta forma, multiplicarás su alcance. Textos simples y que incluyan estadísticas, material gráfico, como tablas, esquemas, gráficos o diagramas, te ayudarán a ampliar la repercusión de tu actividad de comunicación estratégica.
  • Personaliza, busca el tono adecuado y trabaja por encontrar tu voz en el social media. No intentes imitar a la competencia, busca la esencia de tu propuesta de valor e intenta transmitirla con fidelidad en todas tus intervenciones.
  • Filtra, agrupa y selecciona la información que te llega procedente de otras fuentes. A ello te ayudarán herramientas como Feedly, muy sencillo de usar y del todo recomendable si estás empezando en la curación de contenidos; o Flipboard, excelente por su despliegue en formato magacín.

Por último, no te olvides de priorizar lo relevante y aportar valor con tus acciones de comunicación estratégica. Marcarás un antes y un después.