Tendencias & Innovación

Hyperlocal: una alternativa al desafío de la última milla

El crecimiento exponencial del e-commerce que viene siendo sostenido desde hace ya varios años, sumado a la concentración poblacional que se produce en las grandes ciudades y en aquellas en vías de expansión y desarrollo, donde, consecuentemente, el volumen del tránsito vehicular, peatonal y el transporte público de personas hacen que los intentos por cumplir las altas expectativas de entregas que tienen los consumidores, tiendan lo imposible. Efectivamente, los lead time de entrega de los e-comsumers son cada vez más cortos, siendo que muchos de ellos, luego del click de compra, miran hacia la puerta esperando que el producto ya está allí.

La logística que estaba adaptada para la era en dónde las compras se realizaban únicamente en la tienda, que podemos llamarla logística tradicional – al menos por el momento –, contaba con enormes centros de distribución ubicados en la periferia de los centros urbanos y cerca de la infraestructura de transporte de carga, desde los cuales se realizaban las entregas de última milla. Los tiempos eran aceptables y los costos se reducían considerablemente comparados con la distribución desde la fábrica. Tenía sentido realizar grandes envíos de LTL (Less Than Truckload) o camión completo (FTL – Full Truck Load), que iban a las tiendas cercanas semanalmente o mensual. Era un modelo que funcionaba.

Sin embargo, este nuevo estado de normalidad creado por el disruptivo e-commerce, en donde existe una población infinita de clientes que puede comprar el mismo producto al mismo tiempo, y que deben ser entregados en cuestión de horas, hace que estos warehouses hayan quedado extremadamente lentos y las tiendas obsoletas, poniendo en tela de juicio al viejo modelo logístico de centro y radio. Una alternativa que está resurgiendo para dar solución al desafío de la última milla lleva el nombre de cumplimiento hiperlocal (hyperlocal fulfillment).

La distribución hiperlocal se basa en pequeños y numerosos centros de distribución, ubicados en áreas urbanas, para almacenar y enviar productos derivados de pedidos de comercio electrónico. Al acercar el producto al cliente se puede cumplir más rápido, en una región más pequeña e incluso se pueden emplear soluciones innovadoras de última milla.

Una característica distintiva de la distribución hiperlocal respecto de un comercio minorista es que toda la cadena de suministro se encuentra muy cerca del comprador y del vendedor. En consecuencia, se crea una cadena de subconjuntos dependientes para abordar la demanda del consumidor, que incluso puede ser combinado con lo que ya está disponible en los grandes minoristas. El cumplimiento hiperlocal no sólo aprovecha las distancias de entrega más cortas para aumentar la velocidad de cumplimiento y reducir los costos de entrega, sino que también se beneficia de los bienes inmuebles minoristas subutilizados para compensar los costos de los grandes CD en la periferia.

Entre los aspectos positivos del hyperlocal fulfillment se tiene el gran incentivo para atraer y retener clientes, creando confianza de cercanía y mejorando la calidad general del servicio. Esto es debido a que el consumidor conoce todas las etapas de la supply chain, desde la compra hasta la entrega, y puede saber dónde se fabrica el producto y hasta quién lo entregará. Por otro lado, con la automatización haciendo la mayor parte del trabajo, estos micro-CDs pueden operar con muy poca mano de obra humana, confiando en las personas esencialmente para gestionar la reposición y la finalización de los pedidos.

Claro está, como con cualquier replanteamiento importante de una estrategia de supply chain, la adopción de un modelo de micro cumplimiento requerirá una planificación y análisis adecuados. Habrá que considerar que un reabastecimiento más frecuente significaría más camiones más pequeños en la carretera, creando horarios más complejos e incrementando la densidad del transporte.

No obstante, mientras el comercio electrónico continúe siendo la fuerza impulsora y dominante en el comercio minorista y nuestras tendencias demográficas actuales persistan, habrá un lugar para el micro-cumplimiento.