Tendencias & Innovación

Cero emisiones en el mar

Hasta el momento hemos hablado de camiones eléctricos, utilitarios eléctricos en la última milla y trenes a hidrógeno. Sin embargo, aún nos está falta faltando tratar el resto de las modalidades de transporte. Ahora, es el turno de la navegación con cero emisiones.

Algunos los llaman el “Tesla del Mar”, pero su nombre es X Shore y produce embarcaciones 100% eléctricas. El fabricante sueco Konrad Bergström, construye barcos eléctricos que pueden desarrollar velocidades de 40 nudos (74 km/h), con una autonomía de hasta 100 millas náuticas (185 kilómetros). Cuentan con un motor eléctrico de 220 kW de potencia (299 CV) y utilizan una innovadora caja de engranajes magnéticos que reduce al mínimo la fricción, garantizando dos horas de navegación a una velocidad de 25 nudos.

Las ventajas respecto de las embarcaciones con motor de combustión son varias. Navegar en un barco eléctrico puede compararse con la navegación a vela, el sonido del mar y brisa del viento es todo lo que la tripulación encuentra en su viaje. Además, al igual que en todo los sistemas eléctricos, a diferencia de los mecánicos, el mantenimiento es menor y consecuentemente más económico. Por otro lado, la generación de energía eléctrica es más barata que la de combustibles fósiles, produciendo así un ahorro en el desplazamiento y/o en el transporte de mercancías.

Como contrapartida, si bien es más fácil encontrar un enchufe en un puerto que un puesto de combustible, el agua ofrece una mayor resistencia al avance que el aire, por lo que un barco eléctrico consume mucha más energía que un automóvil eléctrico y deberá ser recargado con mayor frecuencia.

Por supuesto que X Shore no es la única empresa trabajando en el tema. El hecho de no generar gases de efecto invernadero y trabajar con una energía limpia y renovable, hace que la competencia por dominar el mercado esté latente.

El 2017, el multicasco francés Energy Observer, propulsado con hidrógeno autogenerado y electricidad captada por placas solares y ventiladores, fue lanzado al mar con el objetivo de visitar 110 ciudades en más de 50 países, demostrando al mundo una nueva era en el transporte marítimo con cero emisiones. Hasta el momento acumula más de 10.000 millas náuticas y pretende terminar su misión para el 2022. Equipado con 130 metros cuadrados de paneles fotovoltaicos, dos turbinas de viento de eje vertical y un ala de tracción inteligente que alimentan los dos motores eléctricos y los hidrogeneradores, a bordo de esta embarcación, lo único que se necesita para el desplazamiento es el sol, el viento y baterías para acumular el hidrógeno del agua del mar.

En cuanto al transporte de mercancías, la empresa holandesa PortLiner se encuentra trabajando en un proyecto de barcos eléctricos portacontenedores. Bajo el mismo concepto que los mencionados, los modelos de PortLiner podrán transportar 280 contenedores por canales holandeses, que luego se extenderán hasta los puertos de Ámsterdam, Amberes y Rotterdam.

Una vez más, la navegación sustentable está mucho más cerca de lo que parece y en el mediano plazo estaremos viendo gigantes eléctricos atravesando los mares y océanos del mundo.