Tendencias & Innovación

"Ratio de autonomía financiera ¿por qué resulta tan útil? "

ratio de autonomia financiera

La gestión de la contabilidad en la empresa es esencial para saber en qué estado se encuentra la misma. Existen muchos ratios que es importante conocer antes de tomar decisiones de inversión, entre ellos nos encontramos con el ratio de autonomía financiera.

 

 

 

 

 

La importancia de conocer el ratio de autonomía financiera antes de decidir

Cuando una persona tiene que hacer un gasto debe evaluar primero los recursos de los que dispone.

Esta evaluación también le puede ser útil para conocer si podrá afrontar en el futuro ciertos gastos en caso de que su situación económica cambie. Por ejemplo si se queda sin trabajo.

Tratándose de empresas la situación es muy similar. Antes de que se tomen decisiones importantes es necesario evaluar la relación que existe entre los ingresos y los gastos y la relación de estos con el nivel de endeudamiento.

Lo que se hace en estos casos es establecer una relación directa entre lo que la empresa tiene (su patrimonio) y lo que debe (la deuda).

 

¿Qué es el ratio de autonomía financiera?

Es una fórmula que nos indica la relación que existe entre los fondos propios de la empresa y su pasivo total.

Dicho de otra forma, la relación entre los capitales propios de la compañía y el total de capitales permanentes que son necesarios para su financiación, lo que incluye los préstamos y los créditos pendientes a medio y largo plazo.

El resultado nos indica la dependencia o independencia que tiene una determinada empresa con respecto a los capitales ajenos. Nos indica el riesgo financiero.

¿Cómo se calcula?

La fórmula es muy sencilla. Se trata de dividir los capitales propios entre los capitales permanentes:

Ratio de autonomía financiera = Capitales Propios / Capitales Permanentes

Como todo ratio, su objetivo es medir de qué forma la empresa está utilizando sus activos al gestionar sus operaciones y si está siendo o no rentable.

En este caso concreto, el ratio nos indica hasta qué punto depende la empresa de la financiación externa. Cuanto mayor sera el ratio, más autonomía tiene la empresa.

 

¿Qué implica tener autonomía financiera?

Si una empresa tiene un grado alto de autonomía financiera implica que en caso de que las cosas empiecen a ir mal va a tener un cierto margen de maniobra. Es decir, que tiene recursos suficiente para poder hacer frente a sus obligaciones dinerarias.

No existe un porcentaje de autonomía financiera que podamos definir como idóneo. Depende mucho de aspectos tan variables como el sector en el que opera la empresa, el contexto económico, el ciclo de producción al que pertenece, etc.

 

Los ratios son imprescindibles

A la hora de analizar la viabilidad de un negocio es imprescindible conocer ratios económicos y también ratios financieros.

El resultado de este tipo de cálculos nos permite conocer de forma rápida el estado de una empresa e incluso hacer comparaciones entre diferentes épocas temporales o con otros negocios.

Todo esto demuestra, una vez más, que los profesionales de las finanzas son imprescindibles para las compañías. Si quieres trabajar en el sector, nuestro Máster en Asesoramiento Financiero y Gestión Patrimonial puede abrirte muchas puertas.