Tendencias & Innovación

Inteligencia financiera: ¿qué es y cómo conseguirla?

inteligencia financiera

El dinero puede ser una fuente de alegrías o de preocupaciones, tanto si se tiene mucho como si se tiene poco. Lo que ocurre es que lo realmente importante no es la cantidad de dinero que tenemos, sino cómo lo administramos. Es aquí cuando entra en juego la inteligencia financiera.

 

 

¿Qué es la inteligencia financiera?

Es esa parte de nuestro conocimiento que usamos para resolver problemas relacionados con el dinero.

Aunque en el colegio y a lo largo de nuestra vida académica aprendemos muchas cosas útiles, lo cierto es que la mayoría de las personas no reciben una formación adecuada en materia de economía. Esto hace que no estén bien capacitadas para tomar decisiones con respecto a su dinero.

La capacidad para administrar bien el dinero y tomar buenas decisiones con respecto a él es fundamental en nuestra vida diaria, pero también lo es para los emprendedores y para las empresas.

La inteligencia financiera tiene varios pilares:

 

  • Controlar los gastos que sean innecesarios.
  • Desarrollar estrategias de ahorro y consumo.
  • Buscar nuevos medios de generación de dinero que no impliquen trabajar más. Esto se puede conseguir a través de estrategias como los ingresos pasivos o las inversiones.

 

¿Cómo desarrollar la inteligencia financiera?

Leer sobre economía

Si no tienes formación en esta disciplina no hace falta que te compliques demasiado. Existen diferentes medios online y blogs que te permiten acercarte a la economía desde una perspectiva más accesible y amena.

Conciénciate con respecto al dinero

La facilidad con la que podemos acceder al crédito hace que con frecuencia no valoremos realmente el dinero. Sin embargo, para incrementar tu inteligencia financiera deberías valorar lo mucho que te cuesta ganar cada uno de los euros que tienes en tu cuenta corriente y la importancia de no desperdiciarlos.

Recurre al crédito solo en última instancia

El objetivo de la inteligencia financiera es que alcances tu libertad financiera, un colchón económico que te permitirá vivir sin preocupaciones con respecto al futuro. Para eso tienes que reducir tus deudas al mínimo.

Si quieres comprar algo y no tienes dinero, mejor ahorrar y comprarlo después. Recurre al crédito únicamente cuando no te quede más remedio que adquirir un bien y financiarlo.

Aprende a ahorrar

La mayoría de las personas no saben ahorrar. La mejor forma de hacerlo es pagarte primero a ti mismo. Comprométete a guardar todos los meses una determinada cantidad (puede ser más o menos en función de tus recursos económicos). En cuanto cobres coge esa cantidad y guárdala. De esta forma te aseguras de que todos los meses vas a ahorrar algo.

Ahorrar no debe ser un sacrificio, sino una acción que te acabará compensando a lo largo del tiempo.

Pon a trabajar tu dinero

Una vez que tengas ahorros no dejes que la temida inflación les robe valor, tienes que poner tu dinero a trabajar para obtener rendimientos. Apuesta siempre por la diversificación, no inviertas nunca todo tu dinero en un mismo sitio.

Tienes muchas alternativas en función del riesgo que estés dispuesto a aceptar y lo que quieras ganar: planes de pensiones, PIAs, invertir en bolsa, fondos de inversión, crowdfunding, etc. Existen muchas estrategias de inversión que pueden ser interesantes para ti.

Desarrolla tu inteligencia financiera y tu calidad de vida mejorará notablemente. Y si lo que quieres es ser todo un experto en finanzas, entonces te puede interesar nuestro Máster en Asesoramiento Financiero y Gestión Patrimonial