Tendencias & Innovación

¿Conoces la rentabilidad financiera de tus datos de negocio?

rentabilidad financiera

Hace algunos años que ya nos hemos acostumbrado a escuchar ejemplos de casos reales que demuestran el valor que encierran los datos. El descubrimiento de tendencias, la forma de profundizar en el conocimiento del consumidor, la aparición de nuevas oportunidades o el potencial innovador de la información son sólo formas de describir la rentabilidad financiera de los activos de datos del negocio.

Sin embargo, para poder aprovechar las ventajas competitivas que de ellos se derivan es preciso avanzar hacia un modelo de empresa data céntrico. Basarse en datos para la toma de cualquier decisión, desde la más trivial a la más comprometida, significa aceptar que el análisis se convierte en algo fundamental para la dirección del negocio.

 

Rentabilidad financiera: todo lo que puedes conseguir con información de calidad

No importa si tomas la decisión de contratar consultores externos o decides incorporar en plantilla perfiles tecnológicos, como un científico de datos o un analista big data. Tampoco si optas por las soluciones de pago o te decantas por el open source en cuestiones de análisis. Lo que realmente debe captar tu atención, si buscas impulsar la rentabilidad financiera de tu negocio, es encontrar las oportunidades que te permitirán disfrutar de ventajas en un entorno de mercado tan competitivo como el actual.

Y, con los datos delante, suele constatarse que cada parte del negocio puede ser sometida a una optimización. De hecho, existen bastantes áreas donde el análisis puede transformar el rendimiento de la empresa, como las siguientes:

  1. Atención al cliente. Lograr un nivel de servicio mejorado es una cuestión de rendimiento. Analytics permite predecir la capacidad para satisfacer las demandas de los clientes, comprender el impacto de los patrones de tráfico y los tiempos de entrega promedio para cada proveedor. Esto hace posible cumplir y hacer cumplir con los acuerdos establecidos o negociar condiciones alternativas cuando se tiene la certeza de que la entrega no es posible.
  2. Cumplimiento. El análisis del desempeño de los proveedores ayuda a identificar cuáles garantizan la mayor probabilidad de éxito para cualquier orden, lo que aumenta el cumplimiento de los pedidos y, por tanto, también la satisfacción del cliente.
  3. Gestión de proveedores. Analizar las quejas de los clientes y las solicitudes de reembolso facilita la evaluación de proveedores y la toma de decisiones como retirar a los de menor rendimiento.
  4. Marketing. La segmentación de clientes es una de las claves de la rentabilidad financiera de un negocio. No todos los clientes tienen el mismo valor y, para maximizarlo es preciso poder identificar a quienes es más probable que vuelvan y repitan negocios. Este conocimiento permite optimizar la inversión en marketing y construir relaciones a largo plazo con los clientes.
  5. Recursos humanos. Hay negocios que se caracterizan por su estacionalidad y eso hace que requieran de una fuerza de trabajo muy flexible. Convertir el enfoque analítico en interno ayuda a mejorar significativamente los pronósticos de personal, permitiendo una gestión más eficiente de los costes operativos.
  6. Publicidad. No todos los medios reportan las mismas ganancias, ni todos los anuncios consiguen el mismo impacto. La rentabilidad financiera requiere de indicadores que permitan evaluar la efectividad de las acciones, para poder realizar los ajustes que garanticen los mejores resultados.

 

Los datos se utilizan para garantizar que la empresa toma las decisiones correctas en el momento adecuado, ésas que permiten aumentar los ingresos y con ellos las ganancias, al tiempo que mejoran las los niveles de satisfacción de cliente y las tasas de retención. El conocimiento ofrece una visibilidad sin precedentes, fuente de rentabilidad financiera para el negocio. ¿Pensando en avanzar hacia un modelo data céntrico? ¿Te has planteado cursar un Máster en Dirección Financiera?