Tendencias & Innovación

Los 4 pilares de la automotivación

Lo prometido es deuda y toca ver cómo empezamos a construirnos un sólido sistema de automotivación. A mí me gusta más hablar de motivación. ¡Espero que los lectores del blog entiendan el guiño!

El primer pilar es la autoeficacia. Es un concepto introducido por el Albert Bandura, psicólogo de la Universidad de Stanford, que la definió como la apreciación de las capacidades que uno tiene; se centra, por tanto, en la convicción de tener los recursos necesarios y la habilidad de triunfar en un contexto determinado. De esta forma las personas que tienen una autoeficacia alta se involucran de lleno en las tareas en las que participan, ven los problemas como desafíos estimulantes, tienen un grado alto de compromiso con sus intereses y actividades, y se recuperan rápido de sus fracasos. Por el contrario, las personas con baja autoeficacia evitan tareas u objetivos que les supongan un reto, piensan que las metas difíciles están fuera de su alcance e interpretan los fracasos en asuntos concretos como un fracaso que afecta a todos sus ámbitos vitales. La autoeficacia determina también la intensidad que las personas ponen en cada intento, así como el número de intentos que realiza a pesar de los fallos que vaya acumulando.

A la hora de crear las expectativas de autoeficacia, porque no dejan de ser expectativas, hay que tener en cuenta cuatro factores, ya que influyen de forma decisiva. Son los siguientes:

  • La experiencia previa, que es el factor principal. Está marcada por los éxitos y fracasos cosechados. Al contrario de lo que puedas pensar no solo los éxitos ya conseguidos hacen que aumenten las expectativas de alcanzar otros nuevos, ya que puede haber fracasos que te hagan aprender cosas, lo cual influya de forma positiva en la autoeficacia.
  • Las experiencias vicarias, es decir, las de otras personas. Te habrá pasado alguna vez que has pensado que, si tu amigo puede hacer algo, no hay razón para que no pueda hacerlo tú.
  • La persuasión verbal es la opinión de los demás acerca de tus capacidades y los ánimos que te dan.
  • El estado fisiológico es la sensación de estar cansado, abatido, alegre o nervioso, por ejemplo, y afecta a la persona entera, ya que el cansancio hace ser más reticente a iniciar una tarea.

Combinados esos cuatro factores permiten ir construyendo unas expectativas que influirán en como encares la vida. Si son altas, estarás contentos y motivados. Si, por el contrario, son bajas, irás hacia la apatía y la desmotivación. Además, si las combinas con las expectativas del resultado tu estado de ánimo se verá afectado. Observa las posibles conjunciones de ambos factores en la siguiente figura

 

 

 

Expectativas de autoeficacia

 

 

Positiva

Negativa

Expectativas de resultados

Positiva

Alegría

Tristeza

La convicción y la seguridad en la eficacia pueden afectar a distintos procesos del pensamiento humano: En este sentido, Albert Bandura destaca cuatro tipos de procesos en los que influye sobremanera: procesos cognitivos, procesos motivacionales, procesos de selección y procesos afectivos. Los veremos en detalle en próximos posts.