Tendencias & Innovación

Negocios del futuro: 3 cosas que igual no conocías sobre ellos

negocios del futuro

Pese a que hace unos cuantos años que parece que los negocios del futuro tienen un origen común, el business model canvas (también conocido como el lienzo de modelos de negocio, que Javier Megías explica con mucho detalle y ejemplos reales), no basta con una herramienta, por muy buena que sea (y ésta acumula, desde su lanzamiento, más de 5 millones de descargas). Hace falta definir una propuesta de valor que conforme la esencia del modelo comercial y que permita abrir nuevas oportunidades para la prosperidad de un negocio en ciernes.

El viaje que lleva al emprendedor a comprometerse con la definición de un propósito, primero, y con desarrollar su potencial generador de valor tiene tres componentes importantes:

  • Un escenario de cambio, donde surge la necesidad de nuevos modelos de negocio.
  • Una voluntad de alcanzar la meta planteada, que necesita de la motivación para transformar los planes en acciones y resultados.
  • Un medio que haga posible el lanzamiento de productos y servicios innovadores, que no es otro que la tecnología.

En las siguientes líneas repasaremos los elementos que configuran los negocios del futuro.

 

Ya están aquí los negocios del futuro: los estábamos esperando

La realidad que vivimos nos ha hecho acostumbrarnos a un mundo en constante transformación. Este entorno dinámico es fuente de oportunidades para quienes tienen la visión comercial que hace falta para ponerse al frente de alguno de los negocios del futuro, que no tardan en darse cuenta de que:

  • Los modelos de negocio tradicionales no bastan para atender los requisitos del mercado actual.
  • Existe un espacio para que los nuevos modelos prosperen.
  • Entre las características de muchas economías avanzadas se cuentan el desempleo, el estancamiento salarial y la crisis.
  • La demanda actual premia la sostenibilidad, tanto en los procesos industriales, que tienen que intentar minimizar el desperdicio, como en las prácticas laborales, que han de fomentar la conciliación de la vida profesional y personal, apostar por la igualdad de oportunidades y la no discriminación y garantizar unas condiciones de trabajo adecuadas.

Esta nueva realidad ha recalibrado el barómetro del modelo de negocios del futuro, que deben mostrarse más receptivos a las nuevas demandas e incorporar los nuevos valores a sus prácticas comerciales.

 

Negocios del futuro: la motivación

Nunca había sido tan fácil emprender, ni se había tenido tanta competencia. La era de las startups nos confirma que poner en marcha un negocio es la parte menos costosa y complicada de una aventura empresarial. Hoy día, lo difícil es mantenerse.

Las nuevas generaciones ya no aspiran a conseguir un trabajo fijo ni se ven en el mismo puesto toda la vida. La aversión al riesgo no parece existir, más allá de umbrales mínimos, en los millennials, causantes de que la proliferación de nuevas empresas ha experimentado un aumento global constante. La pasión y motivación se transforman en dedicación y, si está bien dirigida, puede permitirles llegar muy lejos con sus ideas.

Los negocios del futuro son startups donde no sólo hay jóvenes nacidos en los ochenta y los noventa, sino que también empiezan a descubrirse perfiles emprendedores más maduros, que buscan utilizar sus contactos y experiencia laboral para explotar nuevas oportunidades, perseguir su pasión o hacer un cambio de carrera. Hasta el momento de la jubilación hay tiempo para casi todo.

 

El papel de la tecnología en los negocios del futuro

La necesidad y la motivación no bastan. Hace falta una idea que respalde la propuesta de valor de los negocios del futuro y un medio que la haga realidad, materializando el plan en productos o servicios comercializables. Y aquí es donde la tecnología entra en juego.

Su impacto en los nuevos modelos de negocio es indudable y, además, se considera como creadora de nuevas oportunidades. En muchos casos, resulta inseparable de la propuesta de valor.

El motivo de su importancia radica en tres hechos:

  • La velocidad a la que se ha producido el crecimiento del uso de Internet a nivel global.
  • La expansión más reciente de la tecnología móvil.
  • La agilidad con que se están desarrollando nuevos avances en este campo.

Sin embargo, por sí misma, la tecnología no puede sustentar a los negocios del futuro porque, aunque se trata de un conjunto de habilitadores de creación de valor, necesitan combinarse con otros factores, como pueden ser las redes empresariales, por ejemplo; y hacerlo en una variedad de contextos diferentes. Ahí está el reto que los negocios del futuro tendrán que aprender a superar. ¿Aceptas el desafío? ¿Conoces el Máster en Innovación y Emprendimiento?