Tendencias & Innovación

Misión y visión de una empresa: cinco ejemplos exitosos

Con frecuencia oímos hablar sobre la misión y la visión de una empresa. Es un tema recurrente cuando se trata de establecer los principios que deben regir la acción de un negocio y la manera en que sus responsables tienen del mismo.

Cualquiera que sea el campo o área de desempeño de una empresa, lo idóneo es que siempre exista correspondencia entre la misión y la visión. Recordemos que mientras la primera señala sus objetivos y su función, la segunda tiene que ver con la proyección de la misma en el mercado en el futuro a corto, medio y, sobre todo, largo plazo.

Una empresa con objetivos y propósitos claros, pero que a la vez carezca de proyección, probablemente tienda a no evolucionar; por el contrario, un negocio que tenga planes a futuro pero que no sepa hacia dónde orientarlos, acabará empleando fuerzas de manera infructuosa y difícilmente obtendrá los resultados esperados.

 

Ejemplos de éxito de misión y visión de una empresa

Todo esto nos permite entender la coherencia que debe haber entre la misión y la visión de una empresa. De la relación proporcional entre los dos conceptos puede depender la sostenibilidad, la viabilidad y la rentabilidad de un negocio.

No lo decimos nosotros; lo dice la propia experiencia. Son numerosos los casos de empresas que han sabido enlazar los dos términos y que hoy día gozan de prestigio, solidez y, además, han logrado posicionarse en sus respectivos mercados. Veamos un par de ejemplos que seguro conoces:

1. American Express:

Es la principal empresa de tarjetas de crédito a nivel mundial, entre otras cosas, porque aplica una política sencilla pero a la vez eficaz: hace lo posible porque sus trabajadores estén a gusto con la empresa para que estos, del mismo modo, transmitan la misma sensación a los clientes.

2. IKEA:

En sus inicios pudo haber optado por centrarse en el diseño de líneas exclusivas de muebles, pero, en cambio, se decidió por las soluciones cotidianas para miles de clientes. Ahora impulsa valores como la unidad y la solidaridad y es una de las marcas de referencia en su terreno.

3. JetBlue:

Es una marca que opera basada en valores como la beneficencia, la cooperación y la ayuda a los más necesitados. Para ello, busca vías de interrelación que sean influyentes, atractivas e innovadoras para sus socios y el público en general. Uno de sus principales es lemas es llevar “la humanidad al cielo”.

4. Google:

Nació como una empresa que quería entender cuáles eran las necesidades de los internautas y ahora es el buscador web por excelencia a nivel mundial. Ofrece exactamente lo que cada usuario necesita. La información que ofrece es cada vez más útil, relevante y actual. Es un ejemplo claro de cómo la visión y la misión se han complementado tanto que casi son la misma cosa.

5. Patagonia:

Los productos de alta calidad y el cuidado del medioambiente son dos aspectos que rigen la acción de esta compañía. Su principio máximo es crear el menor impacto industrial en los entornos. Para ello, destina una parte de sus beneficios a causas orientadas a llevar a cabo soluciones medioambientales.

 

Estos son sólo algunos ejemplos de empresas que han sabido conjugar con coherencia, eficacia y pragmatismo su misión y su visión, es decir, aquello que buscan como marcas y los proyectos que emprenden para conseguirlo. ¿Qué tan lejos está tu negocio de conseguirlo? ¿Qué te hace falta para ello?