Tendencias & Innovación

Liderazgo empresarial: las claves para ser más ágil

liderazgo empresarial

El último informe de Deloitte Global Human Capital Trends 2018 revela que el modelo de negocio de éxito está cambiando avanzando hacia la empresa social, que queda definida por dos factores: el foco externo y el nivel de colaboración y agilidad interna. El liderazgo empresarial necesita adaptarse a los nuevos tiempos pero existe un problema: en la actualidad, el 95% de las empresas no cuentan con líderes digitales sólidos, según la encuesta Global Human Capital Trends 2017 de Deloitte.

Amoldarse a las peculiaridades de la era digital requiere de líderes capaces, algo de lo que son conscientes el 72% de los negocios, que están desarrollando o comenzando a desarrollar nuevos programas de liderazgo centrados en la gestión digital.

Las dificultades del nuevo entorno, además de la escasez de talento, tienen que ver con la necesidad de adoptar un enfoque ágil, el único que permite hacer frente al ritmo creciente y la imprevisibilidad del cambio que impone la disrupción digital.

Un reciente estudio conducido por el Global Center for Digital Business Transformation y la consultora de Recursos Humanos metaBeratung descubría que los líderes ágiles destacan sobre el resto por dos cualidades: el compromiso laboral y la efectividad del liderazgo, ambas clave para el éxito en entorno disruptivos.

 

Prácticas que diferencian al liderazgo empresarial ágil del resto

Además de las cualidades del liderazgo empresarial ágil, el informe descubre que existen ciertas prácticas que estos líderes adoptan en un entorno empresarial con disrupción digital y que les diferencian del resto. Se trata de las siguientes:

 

  • Uso frecuente de herramientas y tecnología digital, algo que hace el 26% de los líderes ágiles, en comparación con sólo el 7% de los líderes no ágiles.
  • Búsqueda de enfoques disruptivos para superar retos. El 32% de los líderes actuaría así, frente al 1% de líderes no ágiles.
  • El 28% de los líderes ágiles usan redes y foros virtuales, pero un escaso 1% del resto de líderes lo hace.
  • Alentar el inconformismo en el equipo. El 76% de los líderes ágiles animan a su equipo a desafiar sus observaciones y opiniones, cuando sólo el 19.4% de líderes no ágiles se atreve a hacerlo.
  • El 27% de los líderes ágiles utilizan simulaciones comerciales o escenarios para respaldar las decisiones. Una idea que nada más que el uno por ciento de líderes no ágiles pone en práctica.
  • El 26% de los líderes ágiles asume riesgos para acelerar la ejecución, mientras que el 96% de líderes no ágiles no lo hacen.

 

Competencias inherentes al nuevo liderazgo empresarial

El informe describe algunas competencias del liderazgo empresarial ágil como criterios de éxito en un escenario marcado por la disrupción digital. Se trata de las 4 siguientes:

 

  1.  Adaptabilidad. La capacidad de adaptación es fundamental en un entorno caracterizado por la complejidad y tan cambiante como el actual. Los líderes necesitan hacer frente al impacto comercial y cultural de los avances, la tecnología y la disrupción.

 

  1.  Humildad. Saber delegar, crear equipos más autosuficientes y diseñar una estrategia de talento que garantice la cobertura de las necesidades futuras de la organización son pasos que el liderazgo empresarial debe dar desde la aceptación de las propias limitaciones y con el objetivo de asegurar los mejores resultados a la organización y los grupos de interés.

 

  1.  Compromiso. El deseo de explorar, descubrir, aprender y crecer, así como ayudar a otros a desarrollarse, refleja el foco en el negocio y el compromiso del líder.

 

  1. Visión. En tiempos marcados por la incertidumbre, es necesario encontrar una dirección racional y definida. Tener una visión clara, incluso en ausencia de planes detallados, es una competencia central para los líderes digitales.

 

El nuevo liderazgo empresarial se distingue por haberse adaptado a un entorno continuamente alterado por las tecnologías digitales y la aparición de nuevos modelos comerciales. Es fácil reconocer a estos líderes de nuestra era por sus decisiones comerciales bien informadas, resultado de una recopilación de datos bien dirigida, un análisis efectivo y un esfuerzo de aprendizaje continuo y desarrollo profesional.