Tendencias & Innovación

Errores más frecuentes en la elaboración de un estudio de mercado

estudio de mercado

Durante el proceso de elaboración de un estudio de mercado pueden ocurrir muchas cosas. Se trata de un conjunto de acciones, decisiones y pasos orientados a obtener información útil sobre el escenario comercial y, de paso, sobre los clientes, los precios, las tendencias, la competencia y las demandas del consumidor.

En el contexto actual, caracterizado por el cambio continuo y la necesidad explícita de diferenciarse del resto de empresas, este tipo de estudios adquieren una importancia notable para poder desempeñarse con éxito.

Para no ir más lejos, en muchos casos el estudio de mercado da lugar a estrategias de marketing adaptadas a cada espectro comercial y materializa planes de mercado orientados a conseguir ventajas competitivas y mayores beneficios.

 

Lo que no debes cometer al hacer un estudio de mercado

Al buscar información sobre el proceso de elaboración de un estudio de mercado es habitual encontrar guías con acciones idóneas para ello, así como recomendaciones,  consejos y claves que debes implementar.

Sin embargo, hoy queremos darle una vuelta de tuerca a esto y nos hemos propuesto mostrarte la otra cara del proceso; es decir, vamos a señalar algunos de los errores que debes evitar una vez te has embarcado en esta tarea.

1. Saturación de información:

Uno de los fallos más recurrentes a la hora de elaborar un estudio de mercado es recabar tanta información que acabe por saturar el proceso. El desarrollo de las nuevas tecnologías y la apertura de múltiples canales han provocado que los datos fluyan de manera continua. Sin embargo, es necesario que saber dónde poner el foco y recabar solo aquella información que sea útil para tu proyecto.

2. Investigación insuficiente sobre el terreno:

Encuestas, entrevistas, observación directa... Cualquiera que sea la técnica que elijas para recabar la información para tu estudio de mercado, lo importante es que sea realmente eficaz. Piensa siempre en la naturaleza de los datos que te puede ofrecer cada una de ellas y si son aptos para lo que buscas.

3. Target poco preciso:

También suele ocurrir que las empresas realizan definiciones poco precisas de sus públicos objetivos. Se trata de un fallo en origen que dificulta el resto de las etapas del proceso, pues no se sabe a ciencia cierta a quiénes te diriges y cómo debes enfocar tus estrategias de mercado. Recuerda, hay un tipo de consumidor que espera que le hables casi al oído.

4. Cálculos deficientes sobre el estudio:

Puede parecer difícil de creer, pero algunas empresas incurren en el error de no calcular los gastos puntuales del estudio de mercado y se quedan a mitad de camino. Esto te obliga a que antes de emprender esta tarea tengas claros sus costes, el impacto de los mismos sobre las finanzas del negocio y tu capacidad para financiar las acciones concretas del estudio.

 

¿Has incurrido en alguno de estos errores en el momento de elaborar tu estudio de mercado? Sea como sea, recuerda que el objetivo último es evitarlos.