Tendencias & Innovación

Dirección estratégica de la empresa: 3 conceptos clave

direccion estrategica de la empresa

La dirección estratégica de la empresa es la que permite disponer de un trayecto trazado para seguir. Sin una estrategia, cualquier empresa va dando palos de ciego en el mercado y esto implica un mayor riesgo. Y por supuesto, una persona debe liderar este proceso: el director estratégico.

En este post veremos algunos conceptos clave para la dirección estratégica de la empresa, con el objetivo de conocer la mejor forma de aplicarlos y los beneficios que esto conlleva.

 

 

Dirección estratégica de la empresa y objetivos

Toda empresa debe tener sus objetivos bien definidos y marcados. En caso contrario, navegará sin rumbo fijo y sufrirá un mayor riesgo de pérdidas frente a ganancias.

Ebook GRATIS: Blockchain

Para definir sus objetivos correctamente, la dirección estratégica de la empresa puede emplear la fórmula SMART. Estas son las siglas de una serie de adjetivos procedentes del inglés que nos ayudan a crear objetivos lo más definidos y claros posible:

  1. S de Specific (específico, concreto). Un objetivo bien definido debe proporcionar todos los detalles acerca de aquello a lo que se refiere, por lo que no debemos tener miedo de redactar objetivos largos.
  2. M de Measurable (cuantificable). Un objetivo es cuantificable cuando se puede medir y cuando se especifica la forma en la que se medirá.
  3. A de Attainable (alcanzable, factible). La dirección estratégica de la empresa debe medir bien sus posibilidades y tratar de marcar objetivos que sean factibles.
  4. R de Realistic (realista). En relación con el aspecto anterior, un objetivo realista es aquel que, aun pudiendo ser ambicioso, no es imposible.
  5. T de Time Phased (delimitado en el tiempo). Para que un objetivo esté bien definido, debe contemplar una fecha de caducidad, es decir, un momento antes del cual se debe haber conseguido.

 

Dirección estratégica de la empresa, misión, visión y valores

Esta tríada de conceptos sobre la dirección estratégica de la empresa suelen definir su identidad y su personalidad. Veamos lo que implica cada uno de ellos:

  1. Misión. Está muy relacionada con los objetivos y se centra en definir cuál es su labor principal dentro del mercado. Cuanto más diferencial sea, más competitiva resultará la empresa.
  2. Visión. Este concepto indica aquello a lo que aspira finalmente la empresa, en lo que quiere convertirse y cómo quiere ser percibida por el mercado.
  3. Valores. Son una serie de aspectos que la empresa toma como parte de su identidad y que respetará bajo cualquier circunstancia.

Por ejemplo, una empresa puede tener como misión liderar el mercado en el sector textil, como visión ser un referente en la creación de nuevos productos textiles y sus valores pueden referirse a la ecología y la obra social.

 

Dirección estratégica de la empresa y tácticas de mercado

Si hablamos de dirección estratégica de la empresa, es conveniente conocer la diferencia que existe entre los conceptos de estrategia y de táctica, ya que ambos se suelen confundir a menudo:

  1. La estrategia, como indicábamos arriba, es un camino que la empresa traza para seguir. Lo consigue definir a partir de un estudio y un análisis previos.
  2. Las tácticas, en cambio, son un conjunto de operaciones que se realizan sobre la propia estrategia. Es habitual que la estrategia no se desarrolle tal cual lo habíamos previsto y que sea necesario desplegar las habilidades tácticas para tratar de salirnos lo menos posible del camino marcado.

Si te interesan estos temas y quieres profundizar en ellos, puede que encuentres interesante nuestro Executive MBA.

 

Ebook GRATIS: Blockchain