Tendencias & Innovación

Administración y gestión pública + empresa: 4 relaciones entre ellas

administracion y gestion publica

Cuando hablamos de administración y gestión pública nos referimos a todos los organismos e instituciones que funcionan a través de fondos públicos y que dependen de la Administración General del Estado.

Las empresas, por otro lado, funcionan a partir de capital privado. Sin embargo, guardan una serie de relaciones con la administración y gestión pública. En este post veremos algunas de ellas.

 

 

Administración y gestión pública y subvenciones a la empresa

La administración y gestión pública puede contribuir al desarrollo de una empresa a través de las subvenciones, es decir, cantidades de dinero que se destinan a determinados sectores empresariales con el objetivo de apoyar su instauración o su crecimiento.

Algunos ejemplos de ello los encontramos en:

  • Las subvenciones para jóvenes emprendedores. Tienen como objetivo contribuir a la creación de nuevas empresas, ya que estas terminarán generando beneficios y puestos de trabajo de los que la sociedad se beneficiará.
  • Las subvenciones por contratación de jóvenes. Se ofrecen a las empresas que incorporan a su plantilla a trabajadores generalmente menores de 30 años y tienen como objetivo fomentar el empleo juvenil para evitar un envejecimiento profesional excesivo.
  • Las subvenciones por apertura a nuevos mercados. Es el caso del programa COSME, que ofrece cantidades de hasta 150.000 € con el objetivo de que la empresa que las recibe abra su mercado hacia el resto de países de la Unión Europea.

 

Administración y gestión pública e impuestos

A la administración y gestión pública le interesa que exista la mayor cantidad posible de empresas en activo, ya que de ellas reciben cantidades importantes de dinero en forma de impuesto.

Algunos ejemplos de impuestos que pagan las empresas en España son:

  1. El IVA, cada vez que vende un nuevo producto o servicio. Puede variar desde el 4% hasta el 21% respecto al precio base del producto vendido.
  2. El Impuesto de Sociedades, que se aplica en función de los beneficios generados.
  3. Los impuestos respectivos a la Seguridad Social, para todas aquellas empresas que tengan empleados en nómina o para aquellos empresarios autónomos que trabajen por cuenta propia.

 

Administración y gestión pública y concursos

La administración y gestión pública también puede convocar concursos en los que las empresas pueden participar y, si lo ganan, obtener un premio por el trabajo realizado. También se conoce con el término de licitación.

Este proceso se divide en varias etapas:

  1. La administración y gestión pública convoca el concurso.
  2. Las empresas que lo deseen elaboran lo solicitado en las bases del concurso y lo envían al organismo o institución correspondiente.
  3. La administración y gestión pública evalúa todas las propuestas presentadas y elige a un ganador.
  4. El ganador recibe el premio.

Por lo tanto, los concursos públicos se convierten en una forma adicional de obtener beneficios para las empresas, aunque en la mayoría de los casos, dado que solo suele haber un ganador por concurso, suponen una inversión de tiempo y de recursos que después no se recuperará.

 

Administración y gestión pública y contrataciones de servicios

Por último, destacamos que la administración y gestión pública también puede contratar directamente los servicios de una empresa, remunerándola por ello. Existen presupuestos dedicados específicamente a este tipo de acciones. Un ejemplo lo encontramos en las formaciones públicas que son impartidas por profesionales que forman parte de una empresa y que son remunerados a través de dinero público.

Si te interesan temas como el que hemos tratado en este post, es probable que encuentres interesante nuestro Global MBA.