Manager 4.0.

La 4ª Revolución Industrial trae consigo un sinfín de nuevos paradigmas que rompen con aquellos a los que estamos acostumbrados. En diferentes post, hemos tratado la tecnología blockchain, los vehículos autónomos, el big data, el aprendizaje de las máquinas e incluso de la inteligencia artificial, sin mencionar al Internet de las Cosas y el e-commerce.

Sin embargo, nos estamos olvidando de quienes debemos – me incluyo – gestionar el día a día de esta nueva revolución industrial. ¿Cómo debe ser el Manager 4.0?

Con la automatización, la robotización y la inteligencia artificial ganando cada vez más terreno en la logística, las empresas necesitarán managers con competencias y perfiles muy diferentes a los actuales. Por ejemplo, mientras que antes se orientaba hacia la centralización de la información, hoy se apunta a compartirla en la nube y dejarla a disposición de terceros, reduciendo la cantidad de transacciones y minimizando la burocracia. De hecho, el pilar fundamental de la blockchain es justamente disponer de la información en tiempo real para agilizar todas las operaciones logísticas, sin importar cuántos intervengan en la cadena de suministros.

En el pasado, el conocimiento de los hechos era una fortaleza para poder estimar proyecciones del mercado en el corto, mediano y largo plazo. A pesar de seguir siéndolo, hoy es más importante encontrar patrones de comportamiento en tiempo real y poder determinar, por ejemplo, qué tipo de pizza pedirá el cliente para esta noche, con el fin de contar con el producto justo después de que éste realice el pedido. Incluso, a través de la IoT las proyecciones dejan de ser estimativas y se convierten en certeras y exactas.

Todo esto que parece simple de comprender, implica un gran cambio de paradigma. Las actividades diarias van de menos estructuradas a más cognitivas, por lo que las cualidades analíticas y el conocimiento de la tecnología se convierten en rasgos claves. Por lo tanto, los managers deberán ser cada vez más expertos en interpretar, analizar y conceptualizar información, para poder colaborar con su entorno y ganar agilidad. Además, la curiosidad, la adaptabilidad a los cambios y el aprendizaje continuo serán características básicas que ponen nuevas demandas en el tipo de liderazgo y madurez.

Afortunadamente, la tecnología también introduce opciones de capacitación que se adaptan a las nuevas necesidades. La formación online ha pasado de ser una incógnita a estar dentro de las primeras alternativas a evaluar por los managers. La variedad en la oferta académica va desde el e-learning hasta programas hechos completamente a medida. Además, al igual que sucede con los tiempos de entrega de las mercancías luego de la llegada del e-commerce, la necesidad de conocimientos es cada vez más instantánea y el aula debe estar al alcance de la mano. Por lo tanto, se podría decir que un manager que no cuente con un mínimo curso online no podría considerarse parte de la 4ta Revolución Industrial.

Para cerrar este post, comparto una hipótesis que no tardaremos en comprobar. Un Manager 4.0 estará gestionando toda la supply chain de la empresa desde su smartphone, mientras completa una maestría en big data y disfruta de un día de campo con sus amigos o navega por la costa o juega con sus hijos.