Informe OBS: ¿«CORONA-JUEGOS» TOKIO 2020 EN 2021?

  • En el informe con el mismo titular, elaborado por el profesor colaborador de OBS Business School, Jorge Tuñón, se analizan las circunstancias que han rodeado los Juegos Olímpicos Tokio 2020
  • El país nipón estimaba recibir a más de 30 millones de turistas este 2020
  • El mantenimiento de las instalaciones olímpicas durante todo este año asciende a más de 400 millones de euros
  • En 2019, la Organización Mundial de Turismo estimaba que los ingresos directos en materia de turismo girarían en torno a los 41.000 millones de dólares

 

OBS Business School ha publicado el informe ¿<<Corona-juegos>> Tokio 2020 en 2021?, realizado por Jorge Tuñón, del que se extrae que la mayor de las incertezas no es ya la derivada de las consecuencias económicas, logísticas y deportivas del aplazamiento de los «Corona-Juegos» de 2020 a 2021, sino el mismo hecho de que los mismos puedan finalmente celebrarse.

 

Aunque a fecha de hoy parece que Tokio podrá estar preparada para albergar los Juegos Olímpicos en 2021. Sin embargo, la cuestión esencial es si el resto del mundo estará preparado para acudir a los mismos. Ni siquiera el propio presidente del Comité Olímpico Internacional, Thomas Bach era concluyente a mitad de abril preguntado sobre si peligraban los Juegos Olímpicos, no ya en 2020, sino en 2021: «Nuestro equipo de trabajo y la Organización Mundial de la Salud nos están guiando. La OMS apoyó nuestra elección del verano de 2021 como la nueva fecha y ha asegurado al Primer Ministro japonés su ayuda para que los Juegos sean un éxito. Nuestra prioridad número uno, por supuesto, sigue siendo la salud de los atletas y todos los demás involucrados en los Juegos, así como la contención del virus. Esto continuará guiando toda nuestra toma de decisiones».

 

Durante el próximo año los organizadores tendrán la misión de mantener el buen estado de preparación de Tokio para acoger los Juegos, además de mantener la moral de los nipones, que también se habían volcado con el evento. Evidentemente, como señalaba el responsable del comité organizador de Tokio 2020, Yoshiro Mori, «serán necesarios muchos ajustes», entre ellos el uso de las sedes olímpicas, puesto que algunas «están reservadas ya para después de este verano» y por tanto no podrían utilizarse en 2021. Evidentemente a ello se sumarán los sobrecostes presupuestarios derivados del retraso del evento o la solución que deberá darse para todos los millones de entradas que ya se han vendido para los Juegos (algunas de las cuales no podrán ser utilizadas por sus propietarios un año más tarde con las cancelaciones derivadas), entre otras muchas complicaciones logísticas.

 

Por el momento, tanto el COI como el propio gobierno nipón postergan la toma de decisiones por un doble motivo: por una parte, la incertidumbre y la dificultad de predecir cómo será el mundo en julio de 2021; por otra parte, las nefastas consecuencias que, tras la decisión del aplazamiento (cuyos costes pueden oscilar según las fuentes consultadas entre los 2000 y los 6000 millones de euros) podría tener una cancelación (precipitada) de unos «Corona-Juegos» de Tokio, que hoy por hoy, todavía quedan muy lejos.   

 

Descubra más información descargando el informe completo aquí.