Project Management

Gamificación en la empresa para gestionar proyectos

gamificación en la empresa

La gamificación en la empresa tiene distintas aplicaciones: aumentar la motivación de los trabajadores, fidelizar a los clientes actuales y, cómo no, gestionar proyectos de forma innovadora y eficaz. En esta vertiente relacionada con el Project Management es en la que centraremos este artículo.

Pero ¿qué tienen en común el proceso de gamificación en la empresa con el Project Management? En realidad, no hay que pensarlo mucho para darnos cuenta de que ambos enfocan todos sus esfuerzos en alcanzar un objetivo específico:

  • En el caso del Project Management, el objetivo es hacer realidad el proyecto que hemos planificado.
  • En el caso de la gamificación, el objetivo es conseguir que un proceso determinado, como puede ser el de la gestión de un proyecto, resulte más motivador y efectivo para las personas que lo llevan a cabo.

 

Ebook GRATIS: Salidas profesionales Project Management

 

Ahora bien, ¿qué debemos saber para aplicar correctamente la gamificación en el Project Management? Veámoslo.

 

Cómo aplicar la gamificación en la empresa al Project Management

En primer lugar, debemos saber que todo proceso de gamificación en la empresa, así como ocurre con cualquier juego en cualquier otro ámbito, está formado por tres elementos básicos:

  1. Las mecánicas. Son las formas de lograr el objetivo final del juego a través de sus reglas. Por ejemplo, podemos encontrarnos con dinámicas de puntos en las que cada jugador va obteniendo una cantidad determinada de ellos por cada acción exitosa que realiza de forma que, al final, el que más puntos tenga habrá ganado.
  2. Las dinámicas. Son los procesos emocionales que se desencadenan cuando se entra en el juego. Por ejemplo, podemos despertar un deseo de superación personal en un juego con una mecánica clasificatoria y competitiva.
  3. Los componentes. Son los materiales, físicos o digitales, que se emplean para poder llevar a cabo las mecánicas y despertar las dinámicas del juego. Algunos ejemplos: papel y lápiz, fichas con números o letras, programas de ordenador…

Conociendo qué son las mecánicas, las dinámicas y los componentes, podremos establecer la importancia de cada uno de estos conceptos en la gamificación en la empresa para llevar a cabo un proyecto:

  1. En Project Management, las mecánicas pueden ser la obtención de puntos y el progreso con subida de niveles. Sin embargo, dado que un proyecto debe ser llevado a cabo por un equipo, recomendamos llevar a cabo estas mecánicas de forma cooperativa, de manera que los puntos ganados o perdidos pertenezcan a todos los jugadores.
  2. En cuanto a las dinámicas dentro de la gamificación en la empresa, en general podemos encontrarnos con deseos de superación. Si contamos con profesionales con ambición en nuestra plantilla, su naturaleza les impulsará a querer dar lo mejor de sí mismos. Esta ambición y la consecuente sensación de logro personal o de recompensa a partir de puntos será lo que motive aún más su involucración en el juego y, por ende, en el proyecto.
  3. Por último, los componentes pueden ser cualesquiera que consideremos adecuados. Sin embargo, dada la evolución que han experimentado las nuevas tecnologías en lo relativo a gamificación en la empresa, recomendamos emplear internet y diversos programas que permitan dejar constancia de lo logrado por los jugadores. Por ejemplo, un archivo compartido en la nube que puedan visitar cuando deseen para ver con qué acciones han conseguido más puntos o una hoja de cálculo que permita generar estadísticas de rendimiento derivadas del juego.

 

Aplicando al Project Management estos tres ejes de gamificación en la empresa, comprobaremos que nuestros trabajadores rinden mucho más y se sienten mucho más motivados durante la puesta en marcha y el desarrollo de cualquier proyecto.

Si te gustaría aprender más técnicas sobre gestión de proyectos, visita nuestro Master en Project Management.

 

Ebook GRATIS: Salidas profesionales Project Management