Project Management

Etapas del proceso de producción: del acopio al acondicionamiento

proceso de produccion

Casi siempre abordamos el proceso de producción como una labor homogénea. Sin embargo, la realidad indica todo lo contrario: son tantas las actividades que forman parte de él, que por ese solo hecho existen cientos de modelos de ejecución válidos en determinados contextos, situaciones o coyunturas.

Por ejemplo, la producción no necesariamente es lineal o continua, tal como hasta hace poco tiempo creíamos. Tampoco tiene por qué tener un mismo foco de ejecución o un espacio físico tradicional donde se lleve a cabo.

A esto habría que añadir la irrupción de las nuevas tecnologías y los cambios que han supuesto en los procesos de producción tradicionales, los cuales se han vuelto más ágiles, dinámicos, eficaces e incluso han adaptado otros formatos y vías de ejecución.

 

¿Conoces las fases principales del proceso de producción?

En esencia, un proceso de producción empresarial es la conjunción de elementos como el capital, el trabajo y los recursos, así como de otros no necesariamente tangibles como las ideas, la innovación y la capacidad logística de una organización.

Su principal objetivo no es otro que aumentar la satisfacción de los consumidores, para lo cual es necesario que se pongan en práctica todas las decisiones y soluciones que sean necesarias durante las fases del proceso como tal.

Este concepto se puede entender mejor si miramos con detalle las distintas fases que lo componen, las cuales van desde el acopio y aprovisionamiento de materias primas, hasta la etapa de acondicionamiento. Veamos cuáles son y en qué consiste cada una:

1. Acopio (etapa analítica):

En esta primera etapa del proceso de producción, las empresas se empeñan en conseguir la mayor cantidad de materias primas posibles para la fabricación de sus artículos, productos o servicios. En esta búsqueda, por supuesto, es idóneo contactar con aquellos proveedores o intermediarios que ofrezcan un precio acorde con las expectativas presupuestarias del proceso.

2. Producción (etapa de síntesis o montaje):

Tras la recopilación de las materias primas, éstas entran en un proceso en el que se transforman o se adaptan hasta servir de base para la materialización de los productos o servicios previstos. Esta etapa también se caracteriza por el montaje de las existencias como tal y por ello resulta fundamental llevar a cabo labores de monitorización, control y acompañamiento para que los resultados sean los que hemos planificado al inicio del proceso de producción.

3. Procesamiento (etapa de acondicionamiento):

La tercera y última etapa del proceso de producción hace referencia a las labores de adecuación del producto a las necesidades de los clientes. Es decir, todos los elementos se orientan a la comercialización, el transporte, la distribución en los distintos puntos de venta, el almacenamiento de existencias y otros elementos tangibles asociados con la demanda.

 

No está de más que, para finalizar este post, recuerdes algunos tipos de procesos de producción que se emplean actualmente en cualquier área del mercado: por lotes, de bajo pedido, en masa o continuo. Tampoco deberías obviar las principales tendencias para el futuro de estos procesos, las cuales señalan elementos como la sostenibilidad, la aplicación de la alta tecnología y el Big Data.

 

 

Ebook GRATIS: Proyectos de ingeniería