Project Management

Método GROW en Project Management

metodo grow

En el ámbito teórico surgen muchas veces modelos que podemos emplear en el área del Project Management. Así como en otros post nos centramos en desarrollar el modelo de objetivos SMART o el modelo de la matriz RACI, en el presente veremos el modelo conocido como método GROW.

El método GROW se suele emplear de forma importante en ámbitos como el coaching, pero también puede aplicarse a otros como el Project Management. Se trata nuevamente de un modelo que se basa en el desarrollo de cuatro variables principales cuyas letras iniciales son las que conforman su nombre:

  1. G de Goal (objetivo).
  2. R de Reality (realidad).
  3. O de Options (opciones). También se suelen incluir como parte de esta O los Obstacles (obstáculos).
  4. W de Way forward (camino a seguir). Esta W también se suele emplear como Will (voluntad).

Veamos cada una de estas cuatro variables por separado.

 

Método GROW: G de Goal

En cualquier proyecto es de vital importancia responder a la pregunta “¿qué queremos conseguir?”, es decir, “¿cuál es el objetivo final?”. Y siempre que se puedan establecer objetivos específicos, estos serán también de ayuda.

 

Ebook GRATIS: Herramientas imprescindibles Project Management

 

Para fijar nuestro objetivo según el método GROW, podemos emplear el modelo SMART ya mencionado, que nos indica que todo objetivo debe ser:

  1. Específico
  2. Cuantificable
  3. Alcanzable
  4. Realista
  5. Delimitado en el tiempo

Una vez definido nuestro objetivo o nuestros objetivos, podemos pasar al siguiente punto.

 

Método GROW: R de Reality

Una vez fijado el objetivo, debemos analizar el punto de partida en el que nos encontramos. Es decir, la realidad tal cual es y tal y como nos encontramos con ella. Si no lo hacemos, difícilmente seremos conscientes de nuestros recursos y posibilidades para avanzar hacia el objetivo final de nuestro proyecto.

Para analizar la realidad, junto al método GROW podemos echar mano de las 5 W’s del periodismo:

  1. Who? (quién). ¿Quiénes forman parte del proyecto y cuáles son sus perfiles profesionales, sus puntos fuertes, sus puntos débiles, etc? Y por supuesto, ¿cómo puede afectar esto al proyecto?
  2. What? (¿qué). ¿Qué recursos tenemos para poner en marcha el proyecto? Dinero, tiempo, materiales, conocimientos, destrezas, etc.
  3. When? (¿cuándo?). ¿Cuándo podemos empezar a trabajar en ello? En función del resto de ocupaciones que tengamos.
  4. Where? (¿dónde?). ¿Dónde vamos a trabajar? En la oficina, en un aula, en un centro común, cada uno en su casa...
  5. Why? (¿por qué?). ¿Por qué la realidad, es decir, todo lo anterior, es como es? Responder a esto nos permitirá ser conscientes de los aspectos que debemos cambiar o mejorar para lograr la eficiencia en el desarrollo del proyecto.

 

Método GROW: O de Options

A la hora de encontrar opciones que nos permitan avanzar en nuestro proyecto, la creatividad es una aliada indispensable. Es por ello que las personas que formen parte de él deben tener mentes abiertas, flexibles, críticas e imaginativas.

La creatividad, a fin de cuentas, es la capacidad de encontrar soluciones novedosas, eficaces y eficientes a los problemas.

 

Método GROW: W de Way Forward

Por último, el método GROW nos señala la importancia de establecer el camino a seguir. Es decir, después de haber definido el objetivo, haber analizado el entorno real en el que se va a desarrollar el proyecto y haber dejado volar la mente en busca de opciones, es necesario trazar un camino que nos permita alcanzar aquel objetivo final empleando los recursos detectados e ideados.

Por lo tanto, el método GROW sencillamente nos proporciona una guía para elaborar una hoja de ruta para nuestro proyecto, algo que, en muchas ocasiones, se pasa por alto.

Si te interesa conocer más técnicas y modelos para poner en marcha tus proyectos, visita nuestro Master en Project Management.

 

Ebook GRATIS: Herramientas imprescindibles Project Management