Project Management

Diagrama PERT y su utilidad

diagrama pert

El diagrama PERT es una de las herramientas más empleadas en Project Management. Sus siglas provienen de Project Evaluation and Review Techniques, es decir, Técnicas de Revisión y Evaluación de Proyectos.

En este post veremos cómo elaborar un diagrama PERT y por qué es útil en Project Management.

 

 

 

 

Diagrama PERT: ¿para qué sirve?

El objetivo esencial del diagrama PERT es encontrar las relaciones que existen entre las diferentes tareas de un proyecto y actuar en consecuencia. Por ejemplo, si tenemos una tarea C que depende de una tarea B y esta, a su vez, depende de una tarea A, esto nos permitirá calendarizar primero la tarea A, luego la B y, finalmente, la C.

Ebook GRATIS: Herramientas imprescindibles Project Management

De este modo, podemos realizar planificaciones mucho más acertadas y evitar que surjan sorpresas o imprevistos relacionados con la interdependencia de tareas.

Por supuesto, el diagrama PERT se puede complementar con otros modelos como, por ejemplo, el diagrama de Gantt.

 

Diagrama PERT: ¿cómo elaborarlo?

Ahora que ya tenemos clara la utilidad del diagrama PERT, veamos cómo ponerlo en marcha. Para ello existen una serie de pasos que debemos dar:

  1. Redactar un listado con todas las tareas que se van a llevar a cabo en el proyecto. Es importante proporcionar un nombre corto a cada una de ellas, aunque después empleemos un folio aparte para escribir más detalles. De este modo, podremos recurrir a él cuando no recordemos lo que implica una determinada tarea. Otra posibilidad es asignar a cada tarea un código numérico o alfanumérico que ocupe poco espacio y al que se hará referencia en el folio aparte. 
  2. Plasmar todos los nombres cortos de las tareas en un soporte como, por ejemplo, un papel. Cuanto más grande sea, mejor; es decir, que nos resultará más sencillo hacerlo en un DIN-A3 que en un DIN-A4. Cuanto más espacio dejemos entre unos nombres y otros, más fácil nos resultará después dibujar y revisar las dependencias entre ellos.
  3. Unir visualmente las tareas que estén relacionadas entre sí. Lo más habitual es trazar una línea recta que una dos tareas que guardan una relación que será importante a la hora de ejecutar el proyecto. En este paso podemos establecer nuestros propios códigos. Por ejemplo, podemos añadir una punta de flecha a cada línea recta, de forma que la tarea hacia la que apunta la flecha es aquella que depende de la que se encuentra en el otro extremo. También podemos emplear colores, formas y, en definitiva, cualquier elemento visual que nos ayude a identificar con un golpe de vista la relación y la dependencia entre unas tareas y otras.

 

Todos estos pasos se pueden realizar tanto sobre papel como con un programa informático pensado para ello. Otra posibilidad es escribir cada tarea en un post-it y pegarlas en una superficie grande vertical, como un encerado. A continuación, con el rotulador podemos unir aquellas tareas que estén relacionadas y que sean dependientes entre sí.

Una vez que tenemos terminado el diagrama PERT, llega el momento de analizarlo y establecer un cronograma del proyecto en función de lo que hemos reflejado en aquel.

Si quieres aprender a hacer un diagrama PERT de forma profesional, ese es uno de los contenidos de nuestro Master en Project Management.

 

Ebook GRATIS: Herramientas imprescindibles Project Management