Project Management

¿Qué tan importantes son las capacidades personales en un líder?

capacidades personales

Todo líder debe tener los conocimientos técnicos y especializados para poder actuar en el área donde se desempeña. Tiene que saber cuál es el terreno que pisa y cómo puede moverse en él. Asimismo, es preciso que posea ciertas capacidades personales, que son, en buena medida, la otra mitad de su éxito directivo.

Sin embargo, capacidades personales hay muchas y no todas encajan con el perfil del líder empresarial del siglo XXI. ¿De cuáles estamos hablando? ¿Se pueden entrenar o necesariamente se nace con ellas? ¡Aquí te lo contamos!

 

Capacidades personales en el siglo XXI, ¿para qué?

En el actual mundo de los negocios, y en concreto en el área de dirección y gerencia, lo realmente importante es lo que eres y lo que haces. Los títulos siempre importan, claro que sí, pero no son de ninguna manera determinantes. Importa sobre todo la persona que aspira a dirigir un negocio o un proyecto.

De ahí que las capacidades personales resulten tan importantes a la hora de escalar posiciones en el ámbito profesional, teniendo en cuenta, además, un segundo aspecto: la gestión del talento es hoy día un factor clave en la gran mayoría de organizaciones.

El crecimiento personal es tan necesario como el crecimiento profesional para ocupar un puesto de vanguardia. De hecho, en el mercado laboral del siglo XXI tienen avanzar de forma paralela para que exista un complemento verdadero.

 

Cinco capacidades personales para tener éxito como líder

El liderazgo de un negocio no sólo se ejerce con visión estratégica, dirección de grupos de trabajo, gestión de recursos o monitorización de tareas. Antes que estos aspectos, es preciso que se tengan en cuenta las capacidades personales de las que no puede carecer ningún líder actual. ¿Quieres que les echemos un vistazo?

  • Aprendizaje continuo:

Los buenos líderes tienen paciencia y saben esperar los resultados. Saben que su labor no es fácil y que todo proyecto emprendido es, en el fondo, un aprendizaje permanente. Y tú, ¿eres de los que disfruta más del camino o de los resultados?

  • Capacidad de planificación y organización:

Ser organizado y tener facultades para planificar cada acción prevista son otras de las capacidades personales exigidas para un líder.

  • Creatividad:

¿Qué mejor manera de enfrentar los retos de la gestión de proyectos que poniendo en práctica la creatividad? Es un salvavidas que puede servir de antídoto idóneo ante cualquier inconveniente y, además, una ventaja a la hora de aplicar soluciones. El líder creativo tiene más opciones de salir adelante

  • Empatía:

Se trata de una de las capacidades personales mejor valoradas. Habla de aquella disposición de los líderes para ponerse en el lugar de otros y entender sus motivos, reacciones y emociones. Si no eres capaz de desarrollar la empatía, ¿cuál crees que será el alcance de tu liderazgo y qué tan eficaces serán las decisiones que tomes?

  • Disciplina y constancia:

Un buen líder siempre es constante y disciplinado. Ambas cuestiones tienen que ver en el fondo con los hábitos personales (y laborales) que adoptas en tu día a día y se relacionan estrechamente con el éxito y los buenos resultados.

 

 

No te olvides de esto: las capacidades personales de un líder son también capacidades profesionales, pues tienen impacto directo en su día a día y constituyen herramientas esenciales para el éxito laboral. ¿Te falta alguna?